martes, 10 de septiembre de 2013

Reportando con peso camión.

Y michelines saliendo de sitios de los que pensé que ni siquiera podría salir la grasa. Ropa apretada en la cintura, sensación de cuerpo extraño en la panza -¿pero qué es esto? ¡Tu barriga fofa, qué más va a ser! Piernas que se rozan en el medio, con el único consuelo de que aun en posiciones extrañas, puedo ver un pequeño haz de luz. Patético.
Fui a la nutricionista y siguiendo sus instrucciones al pie de la letra no bajé ni medio gramo, claro porque pretendía atiborrarme con carbohidratos, así que con ciertas modificaciones a su modelo he empezado a bajar poco a poco y con eso estoy contenta. Por ahora.
La situación "social" continúa igual de mal, sólo que he decidido que paso de la gente, me cago en las personas que no pueden ver más allá de su ombligo, ya tengo yo suficientes problemas (reales o imaginarios) para además ser marginada y tener que aguantar a amigos gilipollas. Paso.
Claro, esto implica más aislamiento, pero jamás entendí mejor la frase de mejor solo que mal acompañado.
Otros problemas: no aguanto el espejo. Me siento horrible, gorda evidentemente (porque lo estoy), pero fea, muy fea. Además de tonta, mala estudiante y en general un fracaso. y entonces bebo y me dan ganas nuevamente de tirarme desde el balcón de la casa de mi novio. Me falta un poco más de egoísmo para hacerlo.
Noticia feliz: mi gatita esta embarazada !Pronto tendré en casa 2 ó 4 gatitos persas!