lunes, 27 de enero de 2014

Ni palante ni patrás

Hacia ningún lado, porque esto ya parece broma, qué coño me pasa, parece que durante el día todos mis buenos propósitos se desvanecieran y sólo quedara un hambre voraz que; para qué engañarnos, ni siquiera es hambre. Sigo estática en el mismo puto peso, sin haber pisado el gimnasio ni una vez y viendo como me van aumentando las cartucheras a una velocidad alarmante. Salgo a las 5 de clase tan cansada que me da una pereza ir, cuando el año pasado iba así fueran las 9 de la noche. Bueno desde mañana sin excusas digo yo, que ya bastante he descansado y ya mi cuerpo está pidiendo un poco de movimiento. Hoy he comido 1074 calorías, que para no haber hecho nada de ejercicio son muchísimas, pero bueno, sin duda mejor que la semana pasada.
Quisiera intentar con el ayuno intermitente, tal vez el miércoles intente a ver cómo me va. No tengo prisa, me he propuesto bajar 1 kg a la semana, así en 5 meses teóricamente y con mucha fe y dedicación estaría en mis 48 kilitos que tanto he anhelado recuperar. Quiero ir así, lento pero seguro, no pido mucho, en realidad sólo con estar en 60 otra vez me doy con un canto en los dientes.
En otras noticias, para las que preguntáis, estudio medicina y voy en quinto año de carrera, una de mis asignaturas obligatorias este semestre es medicina legal, es por eso que tengo que asistir a las autopsias, pero realmente es algo que no podría hacer el resto de mi vida y estoy feliz de no tener que hacerlo nuevamente después de esta semana, que termina la rotación. Aunque al principio fue terrible, ya llevo lo de las autopsias bastante mejor, igual que las historias tristes de delito sexual, maltrato y esas cosas.
El 22 de febrero hago el TOEFL, examen de inglés que me exigen para iniciar mi año de internado o último año de carrera y además para poder hacer una rotación en Estados Unidos durante ese año. Yo viví un año en Inglaterra, pero a pesar de lo que dicen muchos, el idioma se olvida rápido y no practicar no mejora las cosas. Ya veremos qué tal va.


domingo, 19 de enero de 2014

New week, new hopes?

Comenzar el año con medicina legal no ayuda en nada a mi ánimo, es sin duda la peor rotación que he tenido en mi vida como estudiante, hoy tuve la primera autopsia y creí que me iba a desmayar, vomitar o ambas en simultánea. Por primera vez desde el primer año pensé otra vez en retirarme y que esto no era para mí. Claramente no voy a retirarme, pero qué asco, tristeza; es como ver toda la porquería humana en una habitación con paredes frías de baldosa blanca, Saw parece La Sirenita junto a lo que tuvimos que ver hoy. Al menos son sólo 3 semanas y ya va una, sólo queda respirar profundo.
El tema comida que es lo que compete al blog pues va entre mal y fatal como siempre, pero mañana es lunes y se enciende una pequeña luz a forma de esperanza, además mañana abre el gimnasio así que es hora de  sacudirse la pereza y empezar a bajar de verdad.
Gracias por vuestros ánimos, de verdad, casi nunca lo digo, pero es genial saber que hay gente en algún lugar que de cierta forma se interesa por todas las rayadas que tengo en la cabeza; a veces cuando me pongo tan inestable siento que de verdad estoy perdiendo la cordura, me jode tanto ser tan débil mental. Sólo queda mejorar, pedí cita al psiquiatra, quedó para el 31 de enero, ya os contaré cómo va.


jueves, 16 de enero de 2014

Mucho que decir, poco que contar

ANSIEDAD: nueva palabra del día y fiel compañera de desastres, cada acto y cada palabra va seguida y precedida de una sensación de hormigueo desagradable en la nuca, como el roce de unos pulpejos fantasmagóricos. Todo acompañado de un sentimiento de vacío estomacal y cierto vértigo, pero no hay por qué preocuparse, me encargo de llenar este vacío con montones de comida hipercalórica y poco sana, de preferencia fea o sosa; al fin y al cabo sólo necesito sentir la comida cruzar mis labios, llenar esa cavidad insaciable; lo malo es que por más que lo intente siempre está vacía, rugiendo, haciéndome sentir que el mundo puede acabarse y que tengo que tumbarme un momento, o agacharme y llorar.
No tengo futuro académico ni profesional, a menos de una año y medio de graduarme simplemente paso año a año llevada por la inercia de clases y profesores, sin rescatar nada; así mis compañeros miles de veces más inteligentes se van aventajando poco a poco, yo sólo lloro y pienso, paso noches sin dormir pensando en lo que no he hecho, con esta ansiedad como única compañía; la misma que no me deja poner un pie delante del otro y hacer algo por mí misma.
Estoy gorda, gorda como una vaca, con mi peso más alto en años, con amigas flacas perfectísimas, guapísimas que se contonean frente a mí y hacen que vuelva de nuevo, la ansiedad. Entonces necesito comparar mis muñecas, piernas, abdomen con ellas y todo empeora; en ese momento voy al baño y me encierro a llorar. Y lloro más porque soy patética y me merezco todo, porque no hago nada para cambiarlo.
Odio mi cara, todos los días me veo el herpes horrible que tengo en el labio inferior, rascando, haciéndolo sangrar. Me veo mi nariz torcida por dos golpes y lloro otra vez.
Mi novio y yo ya no tenemos de qué hablar, nos aburrimos juntos y eso es lo único que sé, ¿pero qué puedo pedir?, ¿quién podría aguantarse esto por tanto tiempo? No lo culpo por nada. Pero a veces tampoco me siento capaz de continuar con nada.
Tampoco tengo amigos y a las "personas con las que ando" la verdad es que casi que las odio. No puedo contar con nadie y al darme cuenta de esto, vuelven los dedos de fantasma que me rozan la nuca, como céfiro frío, pero definitivamente no refrescante; y me siento sola de nuevo. No puedo decirle nada a mis padres, más que nada porque no les interesa, pero también porque sería otra gran decepción, lo único que les he dado en la vida; al menos aun conservo un poco de orgullo y me lo guardo.
Odio mi corte de pelo, odio mi ropa y no tengo dinero para cambiar nada de esto. Me siento en desventaja con el mundo entero y entonces me siento egoísta por vivir en función de tanta banalidad.
Y así camino por el mundo sin ser notada, con una sonrisa en la cara; a punto de salir corriendo a buscar un sitio seguro donde esconder todo esto que me avergüenza profundamente y llorar.

Patético



lunes, 13 de enero de 2014

De mal en peor

¿POR QUÉ? Porque no puedo hacer las cosas bien, por qué coño siempre tengo hambre y ansiedad y como por una familia de 3.
Además no es sino volver a clase para darme cuenta de que odio a todo el mundo, estoy tan irritable que me da miedo saltar al cuello de alguien y rasgarle la yugular. Sé que no es mi mejor momento, pero a veces también me da la impresión de que tengo unas amigas insoportables.
Mañana será otro día, probablemente peor.


sábado, 11 de enero de 2014

Vuelta del viaje

Ya estoy en casa, me han sentado bien estos 5 días de descanso, aunque podría haber sido mejor la verdad. Puntos positivos: he usado bikini que JAMÁS soy capaz de usar, a menos que sea para saltar directamente a piscina sin dejar que nadie fuera pueda admirar por más de medio segundo mis michelines.

(Fotos eliminadas)

Cero thigh gap, acompañado de panza de bebé y ausencia de cintura... Lo sé, pero si puede salir una señora de 80 años en bañador, yo también debería tener derecho a pasarla bien. Tampoco me duró mucho el impulso, terminé fuera del jacuzzi envuelta en una toalla y con una bata encima. 

En tema comida, pues lo hice bastante mal la verdad, iba al gimnasio del hotel todos los días y quemaba hasta 700 calorías teóricas de esas que calculan los sitios web o la máquina, pero la verdad no confío demasiado en eso. El segundo día llegué a la habitación a vomitar, supongo que me excedí. Igual he llegado a casa con un kilo más -_-, los 1000 gramos completos que había conseguido bajar la semana anterior. Pero no puedo dejar que me afecte, sólo queda empezar de nuevo el lunes. Con 67 kilos de pura grasa. 

En otras noticias, me he cortado el pelo:

(fotos eliminadas)

Salgo súper fea porque he dormido fatal y no me apetece demasiado maquillarme pero bueno, quiero vuestra opinión sincera por favor, creo que a M no le ha gustado y eso me tiene un poco triste, al menos aun puedo recogerlo en una coleta... 

lunes, 6 de enero de 2014

Not so skinny...

FATAL ha ido el primer día de la dieta, era de esperar que no se puede pasar de comer muchísimo a comer casi nada... Antes podía hacerlo, está claro, pero ya no. De todas formas no pierdo la esperanza de hacerlo mejor mañana, aunque me voy de viaje con M mi novio, para hacer algo mi última semana de vacaciones; teniendo en cuenta que el resto de las vacaciones fueron un fiasco.


Normalmente al fallar estrepitosamente en algo como esto, dejaría la dieta de entrada, pero aunque no he conseguido la meta de calorías ni de cerca, sí me ha ayudado a estar un poco más atenta a lo que como y sin duda he comido menos que días anteriores. Ya se verá al final del mes si tiene resultado o no.

Mi gata tuvo crías en octubre, como ya tienen tres meses es hora de venderlos y hoy se ha ido el primero, otra vez me he puesto muy triste y he llorado mucho. Parece que va a una buena casa, al menos el nuevo dueño es guay y me manda fotos por w/app para saber como va todo.

Por cierto, nuevo ídolo absoluto: Audrey Hepburn. Esa sí que es una diosa, después de ver Breakfast at Tiffany's en mi estado pseudodepresivo ansioso por la partida del gato,  todas las modelos de Victoria Secret como que pasan a un segundo plano. Cuenta la leyenda que medía 1.70 y pesaba 47 kg, además tenía una cintura de 50 cm, digo leyenda porque es todo especulación, pero viéndola en fotos y películas no suenan a cifras descabelladas.


Hace algunos meses subí fotos con mi nuevo flequillo, hace poco me dejé el pelo corto hasta los hombros y lo peino de lado, pero en realidad lo que quiero es un corte a lo Karlie Kloss, otro de mis girl crushes (debí ser lesbiana en otra vida), ¿qué os parece? De todas formas quiero tener la cara un poco más fina antes de hacerlo, ahora me veo muy redonda como para aguantar ese corte, ya os contaré. 

Karlie


domingo, 5 de enero de 2014

Skinny Diet y otras cosas...

Día de Reyes mañana, en casa no hacemos nada para celebrarlo, en absoluto... Así que decidí que sería un lunes perfecto para empezar la Skinny Diet, en vista que un plan nutricional normal no ha parecido surtir demasiado efecto en mí.
No soy muy de dietas, menos de este tipo de dietas, pero quiero probar si algo tan restrictivo y estructurado puede devolverme al buen camino.
No sé qué contar en realidad, porque no he hecho nada más que vegetar en vacaciones, ya hasta quiero que llegue el primer día de clase para hacer algo con mi tiempo. Este semestre empiezo con otorrinolaringología, que me parece probablemente la especialidad médica más aburrida del universo, aunque fácil. La verdad ya a un año y medio de graduarme no tengo demasiado interés en matarme con trabajo.
No tengo ganas de salir, ni de hacer nada. Estoy súper susceptible, sensible, lloro por cualquier tontería, ando irritable y discuto todo el tiempo con todo el mundo; tengo miedo y ansiedad y no sé por qué.
Llevo ya un tiempo sin tomar duloxetina, para las que no recordáis, tuve muchos y severos efectos secundarios al dejar de tomarla. Con el cambio de psiquiatra más nunca volver a las sesiones, decidí titularla hasta dejarla completamente. Pues lo logré, pero no sé si toda esta inestabilidad sea secundaria a ello, o a la falta de terapia. Quién sabe. A lo mejor pido cita la otra semana.
Ahora mismo no parece una necesidad inminente, pero en los momentos de ansiedad más severos siento que quiero lanzarme por el balcón y me odio y no sé qué hacer...
He pasado la semana a vómitos, he bajado 1.4 kg, pero analizando retrospectivamente fue todo gracias a las purgas. Cuando creo que he dejado de vomitar, a la más mínima oportunidad que tengo de hacerlo, lo hago. Lo cierto es que no he madurado ni un pelo, tantos años y dinero invertidos sin ningún resultado; sólo fracaso y el mismo despropósito de ser humano escribiendo aquí estas palabras que a nadie le importan. Vaya mierda.


QUIERO ADELGAZAR

jueves, 2 de enero de 2014

Medidas extremas

Los primeros dos días del año han sido un fiasco, bueno como escribí en uno de los blogs; un simple cambio en el último número de la fecha del calendario no va a cambiar todo de repente.
Llevo mucho tiempo en rollo dieta sana, ejercicio etc. Evidentemente no ha funcionado, así que es hora de tomar armas en el asunto, he estado vomitando, temiendo comer, sintiéndome mal. Necesito un cambio. Una locurilla. Ya os contaré qué tal va. 
No tengo mucho más que contar, sólo se me ocurre recapitular tristezas y no tengo ganas de una visión retrospectiva y lacrimógena.