lunes, 22 de abril de 2013

La comida y yo

Inicio de semana, lunes normal, vómito al final del día por "pseudo atracón". Desastre. 
¿Por qué no puedo ser una persona normal, comer sin sentir culpa, darme un gusto de vez en cuando sin terminar comiéndome las reservas de un mes y potando? ¿Por qué siento ansiedad tan sólo por saber lo que hay en el frigo? 
Quiero comerme una manzana sin estar cuestionándomelo el resto de la tarde, quiero hacer 5 comidas sanas al día, no 16 o una sola comida enorme, o en el mejor de los casos no comer nada. Para mí:

Comida=Caos

Mañana empiezo en la sala de partos, estoy contenta porque me gusta y además voy a estar muy ocupada, tengo muchísimas guardias y en este momento quiero tener la cabeza ocupada en algo que no sea yo misma. 

Mi comida de mañana, soja texturizada en salsa napolitana, dos cucharadas de arroz blanco, una manzana, una pera y en el otro tupper, un tomate cortado. Las frutas las comeré a lo largo del día, no podría comerme todo eso sólo al medio día. En el desayuno supongo que tomaré un café con leche de soja y alguna fruta. 
Muy recomendada, y con las cantidades que he utilizado y pesado, he calculado unas 336 calorías, 22 g de proteína, 53 g de hidratos, 10 g de fibra y 0.9 g de grasa. He agregado también champiñones a la receta original. 
Me he puesto en la tarea de escribir el intake de la semana entera, en papel y lápiz que interiorizo más, ya os contaré cómo va apenas tenga un respiro.

miércoles, 17 de abril de 2013

Pichí pichá

Ya voy en el triple de la dosis del antidepresivo, sin notar demasiados cambios en mi ánimo siendo sincera, me siento igual que al principio. Perdón, me siento peor que al principio. Me jode estar así, lo que más me jode es que ni siquiera puedo verle una solución, ¿voy a quedarme sintiéndome, viéndome y actuando de forma miserable por el resto de mi vida?, ¿seré capaz de soportar el vacío permanente que crece cada día, entre el odio hacia mí misma y la sensación de soledad?
Quiero huir, salir corriendo, descansar, hacer cosas diferentes, no sé. Huir es mi especialidad después de todo, pero no ha demostrado ser una medida efectiva, dejar el blog, dejar a mi novio, dejar a mis amigos, dejar el país en los casos más extremos (y de hecho es lo que llevo considerando seriamente). Por qué mi mente se empeña en etiquetarme como un caso perdido, quiero salir, quiero ver el sol en las mañanas y alegrarme de poder hacerlo.
Cosas que han mejorado:
1. Sé que mis padres me quieren muchísimo y a su manera siempre están pendientes de mí, incluso aunque ya no tengan que estarlo.
2. Tengo un novio que también me quiere muchísimo y se preocupa un montón por mí y mi felicidad.
3. No quiero herir a ninguna de estas personas.

Pero hay alguien a quien sí quiero herir, a mí... Vivir en esta vaina tan llena de defectos me genera un malestar creciente y ya no sé qué hacer con esa sensación, el vacío; la ansiedad.

Peso pre-regla: 63.6

PS: ¡¡¡Gracias por vuestros comentarios chicas!!!



Perfecta representación del funcionamiento de
mi cabeza últimamente.


viernes, 12 de abril de 2013

Análisis y encrucijada

Para las que recordéis y las que no, vuelvo casi tres meses después de haber tenido una glucometría por las nubes a contaros que mis análisis han salido bien, nada de diabetes para mí, estupendo. 
Para no perder las buenas costumbres seguiré implementando lo del intake fotográfico mientras pueda (hoy no lo he hecho, pero mañana fijo), me ayuda a ser mucho más consciente de lo que como creo, aunque bueno, cuando me desato no hay quien me pare. Me he pasado un poco con la fruta hoy, pero mis carbohidratos han estado debajo de 150 que para ser vegetariana, pues no está mal. 
Confesión: Llevo ya muchos años sin comer carne, soy una convencida del animalismo, mi casa sirve de hogar de paso para muchos animales abandonados, pero últimamente pienso que a lo mejor no bajo tan eficientemente de peso por andar siempre con las proteínas justas y teniendo que comer cantidades astronómicas para conseguir la ingesta que quiero, para después tener también cantidades astronómicas de hidratos. ¿Adelgazar o tener principios? ¿Qué opináis al respecto? Esto sí que es toda una encrucijada y me siento fatal por tan sólo pensar en volver a comer carne, pero sé que con una latita de atún al natural quedo más que saciada y con las hamburguesas de seitán no tanto; no sé si la diferencia entre proteína animal y vegetal influya. 

Últimamente los viernes no me apetece nada salir, quiero quedarme en cama viendo cualquier tontería en la tele; pero cuando salgo, no hay quien me detenga y bebo hasta que me pillo un ciego de cuidado. Cuando lo comento con Daniel (mi psiquiatra), me dice que es normal mientras no "salga" de mi depresión; ¿será normal emborracharse hasta terminar cantando Nino Bravo a todo pulmón sobre una silla?, supongo que sí. Hoy no creo que salga, bueno a lo mejor iré al cine con M, eso sí me apetece. 


Por último, pero no por ello menos importante, últimamente he tenido la suerte de poder contactar a algunas de vosotras por medios más "personales" y la verdad es que me siento muy afortunada de haberlo hecho, sois estupendas; además que me encanta poder ver cómo sois, de cara vamos, me da muchísima curiosidad saber quienes conformamos este universo paralelo bloggero (rima y todo). Así que... Ahí os va mi careto, borraré las fotos eventualmente, pero hoy me apetecía subirlas. No soy ninguna belleza, tengo unas ojeras terribles y estaba terriblemente paliducha, generalmente no suelo sacarme fotos de este estilo, pero hay que empezar a sentirnos guapas de vez en cuando.

(Fotos eliminadas)

jueves, 11 de abril de 2013

Foto-entrada

Tortilla de dos claras y un huevo con espinacas,
 champiñones y pimiento,
50 g de couscous, medio tomate con orégano
y una cucharada de queso parmesano.
Medio mango
Café con leche de soja


Sumado a 45 minutos de ejercicio, espero ver mejoría en la báscula mañana, no sé como puedo salir a la calle con estas lorzas y este culo.


 

miércoles, 10 de abril de 2013

La jaula de las locas

Si hubiese escrito una entrada ayer, posiblemente hubiese sido un texto muy triste, donde trágicamente describo como me dejo dominar por un día a día que no puedo soportar, hablando de una soledad inherente a mis actos estúpidos de aislamiento social, a mi incomodidad frente a las relaciones; como una costumbre que se convierte en una tortura que me impongo sin ningún fin más que el de dedicarme a quejarme de lo triste que es mi vida y mi entorno... Hoy es el día en que abandono este círculo vicioso, porque quiero ser feliz, porque no tengo que estancarme por siempre en este invierno mental, en el cual la luz del sol parece algo ajeno y cada sonrisa parece de prestado.
He estado los últimos días postrada en cama literalmente, después del episodio de vómito con mi madre, tuve que ir al hospital al día siguiente por un dolor de tripa que me hizo llorar y sudar frío, mis gastritis de toda la vida que parece que me perforaran el estómago. Aun con la ranitidina intravenosa el dolor no mejoró, peor al día siguiente era mi examen final de cirugía y ya eran las 3 AM (el examen era a las 6 y no había estudiado nada), así que fui a casa, dormí menos de una hora, me duché, me vestí y me fui a presentar un examen que si apruebo, me doy con un canto en los dientes. Por suerte las otras notas me permitían relajarme con esta última, pero me jode tener que cagarla siempre al final y terminar con una nota mediocre.
Después he pasado días enteros durmiendo 24 h seguidas, con sueños extrañísimos de casitas en el Caribe, morgues, detectives secretos... Nunca me costó tanto despertar con en los últimos días, me aferraba sin querer a estos mundillos paralelos que cree en mi pseudo convalecencia.
He terminado cirugía y desde el lunes estoy en ginecología y obstetricia, rotación que me mantendrá bastante ocupada por los próximos meses. Mis amigas están todas juntas en un grupo y me dieron una patada con lo cual terminé sola en un grupo con gente que no me cae muy bien... Y aun no entiendo por qué me empeño en confiar en la gente. Llevaba muchos días triste sin poder llorar, pero al quedar sola mi gilipollas sensiblero interior ha salido en forma de lagrimilla en frente de todos mis compañeros, aunque creo que nadie lo ha notado; no entiendo que pasaba por mi mente.

Después de dos días sin comer, durmiendo, pesaba 63 kg. Hoy después de 1050 calorías y 45 minutos de ejercicio mientras sentía que mi cerebro bailaba en mi cráneo, es de 64. La hostia. Parte de mí sabe que he bebido gatorade y probablemente sean líquidos y tal y tal... La evolución de mi peso tendrá la palabra final sobre este tema.

Hoy vi "Una jaula de grillos", donde se ve Calista Flockhart delgadísima, con huesos maracadísimos por todas partes, guapísima en mi opinión. Quiero adelgazar de forma apreciable para el 22, ese día volveran mis amigas de su rotación fuera del hospital y quiero que me vean más delgada, porque sé que les jode y actualmente quiero joderles un poco, lo merecen.


 Esta le va a encantar a Meek, jeje, como agradecimiento por los videos de cardiokick. 

miércoles, 3 de abril de 2013

Todo se arregla, supongo

Después del incidente padre-cortadas-ansiedad-incapacidad de llanto-sensación de muerte, llegó la calma en la tarde, antes de la tempestad claro está.
En la tarde empece a sentirme fatal, con el abdomen distendido, eructos, gases, y dolor de tripa, supuse que pasaría eventualmente. Pues en la noche he empezado a vomitar como una bestia, con ardor insoportable en la boca del estómago y con ganas de abrazar el váter y quedarme ahí por siempre. de repente la puerta del baño empieza a balancearse con los golpes, mi madre grita desde fuera algo ininteligible y yo, algo confundida por la deshidratación abro la puerta (error).
Mi madre (palabras más, palabras menos) me dice que soy una bulímica de mierda, que en su casa no se vomita, que estuve "todo el día tragando como un cerdo para después venir a vomitar en la noche".
Mi respuesta: llanto incontrolable, reproches, decirle que no necesita recordarme que soy una mierda porque a cada momento mi mente se empeña en recordármelo. Le dije a mi madre que estaba triste, que pensaba en la muerte bastante a menudo, que había vuelto a cortarme, en fin, que me frontalicé frente a la situación y saqué más de lo que pretendía. Intenté explicarle que no tenía sentido vomitar casi 6 horas después de comer en el sentido purgativo de la palabra y que estaba ENFERMA y no de bulimia sino de algún puto virus, bacteria o parásito.
Después me levanté otra vez, en esta ocasión por diarrea, acompañada de vómito posterior (perdón por ser tan explícita), al salir mi madre estaba afuera nuevamente, diciendo que buscara donde internarme porque ella no iba a dejar que una sinvergüenza como yo, la enfermara a ella y a mi padre con mis tonterías. Lo bueno de este incidente es que sin duda quedó claro que necesito ir al médico (así ella piense que sea por vomitar), lo malo es que mi madre logró una vez más destrozar mi espíritu.
Mi madre me acompañó al día siguiente al psiquiatra, al cual odia de los tratamientos anteriores (le parece poco profesional), él siempre me ha tratado y por eso para mí es importante que lo siga haciendo, siento que me conoce, además que me cobra menos de la mitad de su tarifa habitual y me regala los medicamentos; qué más le puedo pedir.
Ella quiere que me interne, lo cual es absolutamente innecesario, puede que no esté en mi mejor momento, pero definitivamente tampoco estoy tan mal como para necesitar internarme de nuevo. Afortunadamente Daniel (mi psiquiatra) se lo explicó claramente y el asunto quedó zanjado. Desde ese día, las cosas en casa han sido "más amables", así que todos contentos.
No cortes, no vómitos, comiendo de más, pero con ganas de arreglarlo todo la próxima semana. Ayer he tenido mi examen oral de cirugía, el cual preparé en menos de 12 horas debido al "incidente", y aunque un 8 no era lo que tendría que haber sacado, pues era más de lo que merecía. El viernes tengo mi examen final de cirugía y paso a ginecología y obstetricia donde mi carga de trabajo se incrementará exponencialmente y lo agradezco, no quiero pensar, porque mi debilidad soy yo misma y sólo quiero ocuparme de asuntos externos.
Contra la checklist del día pasado, ahora me concentraré más en mi wishlist:
1. Ser fuerte
2. Adelgazar

No pido nada más.




lunes, 1 de abril de 2013

Rectificando

Siento haber escrito esa entrada, la verdad es que soy una reina del drama, pero no os preocupéis que no estáis ni cerca de libraros de este bicho disfuncional.
Me jode cuando mi padre dice o hace cosas que me hacen sentir como una sucia inquilina en mi casa, bueno que incrementan aun más ese sentimiento y me recuerda que la remodelación de la cocina o el spa de mamá están por encima del dinero para mis tampones. Pero no voy a dejar que eso me afecte, voy a aprender de una puñetera vez a ser fuerte en un ambiente que no sea favorable, porque como coño voy a salir al mundo siendo tan frágil... 
Me siento sola, como antes y como siempre, bueno tal vez menos. M se ha ofrecido a ayudarme a pagar el médico cuando le he dicho que mi padre no quería hacerlo, el pobre ha tenido la mala suerte de estar conmigo; lo cual para mí ha sido una fortuna. Evidentemente eso no es una opción, no quiero que él pague nada, mi padre ya me ha dado el dinero para ir mañana diciendo que no cree que se pueda todas las semana (sí puede pagarlo y de sobra).
Aprender a estar sola, eso es lo que necesito, pero si siempre lo he estado y además me empeño en estarlo y alejar a toda posible relación cercana que pueda formarse; entonces porque me preocupa y me genera tanta ansiedad este sentimiento. Se me acaban las fuerzas y el aliento para seguir viviendo de esta forma, pero me empeño en repetir los patrones que me llevan a los mismos resultados de siempre. Soy una contradicción.
No soy lista, no soy guapa, no soy delgada, no soy sociable, no caigo bien, pero algo bueno he de tener, sé que sí, pero tengo que aprender a reconocerlo y aceptarlo y apoyarme en ello, porque sino que me lo diga un tercero será completamente carente de significado. Hoy no soporto los espejos, no soporto mi realidad, pero si quiero salir de este agujero en el que me escondo, necesito empezar a afrontar el espejo, reconocer errores y por qué no, aciertos. 


Checklist

1. Decirle a tu padre que tienes que ir al psiquiatra y que te diga que no puede pagar la consulta, pero sí un medicamento de 600 euros a la gata (que no estoy en desacuerdo, lo necesita).
2. Que se enfade (sin haber hecho ningún comentario adicional y aceptando su decisión)
y diga que nadie le ayuda en nada y que todos somos una maldita carga inútil, tirando las cosas de la mesa.
3. Haber vomitado en la mañana y que tu madre se dé cuenta, por un error estúpido que ni un amateur cometería.
4. Cortarte el brazo derecho presionando las heridas para ver la sangre salir a borbotones.
5. No tener la capacidad de llorar así se quiera.

Así ha empezado mi primavera. Morir debería estar en la lista.