martes, 29 de octubre de 2013

Medio día sin fumar

Sonará a poco, pero me muero de la ansiedad, he comprado caramelos con nicotina porque no quiero fumar más... Pero es difícil para alguien que se fuma hasta 30 cigarros al día. Quiero comerme hasta las uñas de los pies, qué martirio.
Además sé que voy a subir de peso, siempre se sube de peso al dejar el cigarrillo por múltiples razones, así que intentaré de la mejor forma controlar la que puedo controlar, que es no comer de más y hacer ejercicio. Es lo que estoy haciendo, pero dejando de fumar me atengo a bajar muuuy lento o nada al menos por un tiempo y por tiempo me refiero a MESES.
Bueno, alegría, mejorará mi piel, mis dientes, mis uñas, disminuiré significativamente mi riesgo cardiovascular y de cáncer. Han mejorado mis alergias, no ando tan congestionada como siempre, quien diría que mi rinitis asesina era por el cigarrillo. Además me ayuda a deshacerme de mis várices prematuras. Hay que mirar lo bueno y controlar al máximo lo malo, digo yo.
Hoy fui otra vez al gimnasio, la verdad es que me cuesta ir, pero la paso bien allí y después de salir me siento muy bien, espero poder mantenerlo y convertirlo en un hábito de una vez por todas. Quiero dar un viro hacia la vida saludable.
Mis intakes van de 900 a 1400 calorías, yo creería que está bien... En mis estándares, para muchas será una burrada, pero bueno así voy, a mi ritmo. Ya no tengo la fuerza de restringirme tanto como antes, pero tampoco me apetece mucho ni lo intento demasiado, quiero ver hasta dónde llego simplemente comiendo bien y haciendo ejercicio, haciendo cosas que pueda mantener el resto de mi vida, bien se sabe que ayunando o vomitando todo no se vive demasiado.

En otras cosas, nueva modelo favorita, Frida Gustavson, tiene la cara más perfecta que he visto en mi vida y ni hablar del tipito que tiene.



lunes, 28 de octubre de 2013

Reflexiones de tarde lluviosa

Bueno, como resumen rápido del día y pequeño logro personal, hoy fui al gimnasio; siendo sedentaria nunca voy a tener el cuerpo de Cara Delevigne, así que era hora. Adelanté algo de mis proyectos de la universidad y ahora cuando empieza a oscurecer es cuando llegan revoloteando como polillas pensamientos horribles, sólo que ya no del tipo "qué gorda soy" o "qué mal lo hago todo", "soy una inútil" o "mi vida es un asco".
No, últimamente me atormentan otras cosas más etéreas y aun más frustrantes por mi obvia incapacidad para resolverlas. Entonces pienso en cosas como la gente que mendiga en la calle, las personas en sitios de guerra que tienen que dejar todo e irse a lugares que no conocen, para no encontrar nada más que indiferencia. Pienso en cosas como la separación de un ternero y su madre en la industria láctea, en los miles de perros callejeros sacrificados mientras la gente gasta fortunas en perros de raza que vienen enfermos por el simple capricho humano. Pienso en los niños con leucemia o cáncer, en los niños abusados o maltratados, no como algo lejano que se vea de vez en cuando en el telediario sino como algo que se ve casi a diario en el hospital y se convierte a veces en un simple cotilleo de pasillo.
Pienso mucho, todo el tiempo, hoy vine a comer a casa y no pude salir de nuevo a clase porque me dolía tanto la cabeza que no podía abrir los ojos. ¿Cómo podemos vivir en un mundo tan lleno de mierda sin darle importancia a lo caótico y asqueroso de nuestro entorno?
O a lo mejor, como siempre, el problema soy yo, que no entiendo como alguien puede comprarse un ferrari sabiendo que en un sitio no tan lejano, alguien no muy diferente a uno mismo está muriendo simplemente porque la vida y el mundo no son justos. O que pienso mucho y no debería darle importancia a lo que no puedo arreglar.
Prefiero darle mil vueltas a mis errores, a mis michelines gigantes, a mis mejillas regordetas o a cualquier otra cosa.


domingo, 27 de octubre de 2013

Guess Who's Back



Una de las canciones que marcó mi adolescencia temprana y los primeros acercamientos a MTV y VH1, todo para marcar otra de mis vueltas fortuitas al blog.
Han pasado muchas cosas, como que ahora no tengo dos sino seis gatos en casa, que me he convertido en la paria de mi universidad, que no he reunido valor para ir a la primera clase de ballet, he cambiado de psiquiatra (si por cambiar cuenta ir una vez al otro y nunca volver) y he decidido dejar de tomar el antidepresivo poco a poco.
Diría también que estoy gorda, pero vamos, ya se sabe que más que estar, SOY gorda. Sin embargo tras alcanzar un peso astronómico la semana pasada he logrado bajar 2 kg sin demasiado esfuerzo y eso me ha ayudado a recuperarme y dejar de comer como si no hubiese mañana, al menos por breves lapsos de tiempo.
En el momento estoy en dos proyectos de investigación en la universidad lo cual me tiene MUY feliz, admito que ese lado de mi vida va bastante bien, mis notas van genial y no tengo nada de que quejarme. Mi novio M sigue bien como siempre, la relación va muy bien y la verdad es que estoy contenta. En casa, pues muy atareada con los gatitos, los cuatro gatos nuevos son los hijos de mis gatos, ya tienen un mes y son monísimos, subiré fotos cuando pueda.

Feliz de volver, nada mejor que las ciber confesiones anónimas.