martes, 31 de diciembre de 2013

18 minutos...

... quedan de este año, 2013; para mí fue un año de mierda, lleno de inestabilidad emocional, enfermedad, dolor, soledad, odio y tristeza.
Habiendo cumplido casi que ninguno de los propósitos que enlisté en la columna de la derecha, no sé ni qué me proponerme lograr este año, ser feliz quizá...

¡Feliz año a todas!

lunes, 30 de diciembre de 2013

Pain

Llevo enferma ya varios días, vómito, dolor de panza inaguantable, grito y me quedo dormida entre el sopor de esa bestia no identificada que me quema desde adentro. Acostada en la oscuridad trataba de caracterizar, digo caricaturizar mi dolor, imaginaba algo así como un bicho negro pegado con ventosas a las tripas doloridas, liberando una sustancia negra y viscosa que sólo genera más dolor. Ya tengo cita al gastroenterólogo el otro martes, habrá que esperar.
El 28 me voy de bodorrio, literalmente, se casa una de mis buenas amigas del colegio, ya tengo el vestido, sólo tengo que adelgazar 7 kg para el evento, por ahora soy una gran bola de optimismo así no lo creáis. Si no los bajo tampoco pasa nada.

Eso fue escrito ya hace algún tiempo, sobre decir que no adelgacé un gramo para la dichosa boda... NECESITO ADELGAZAR.
Estoy tan gorda y frustrada por estar gorda, y enfadada conmigo misma por dejarme llegar a este punto, dónde está la persona con fuerza de voluntad, que no vomita, no cena y adelgaza de forma rápida y eficiente. A lo mejor este ente obeso que ahora habito la comió sin remedio.

Estoy triste, no quiero salir de la cama y odio a todo el mundo y la causa principal es mi peso, puede ser estúpido, superficial e incluso repugnante desde mi punto de vista, pero que puedo hacer... Algo tiene que cambiar porque me estoy volviendo loca, otra vez deprimida, semi-psicótica con dos tragos, vomitando y cortándome, haciéndome daño... Hace un año exactamente estaba en la misma situación, pero con 7 kilos menos. Si he de estar deprimida toda mi vida, al menos que sea una deprimida delgada. No delgada, flaca esquelética.



martes, 5 de noviembre de 2013

Yo lo que quiero es estar delgada

Siguiendo el ejemplo de Kinder me he puesto a ver las fotos que subí al blog más o menos en febrero, no era una sílfide, pero sí estaba mucho mejor que ahora; para referencia pinchar aquí.
Con esto lo único que queda por decir es que hay que ponerse las pilas, hacer ejercicio, comer bien y dejarse de tonterías. Pero llevo comiendo muy mal casi que desde marzo sin poder llevar una dieta más de tres días sin cagarla, ominosamente además. Si hago ejercicio toda la semana pasada, voy y la cago el fin de semana comiéndome una pizza gigante, chuches, chocolates... Qué tortura. A lo mejor si tuviera una meta realista me conformaría con como estaba en las fotos, pero lo que yo quiero es estar flaca, casi esquelética, costillas prominentes, hipbones marcados, rodillas picudas. Ahí iba saliendo la Emilia enferma que tanto conozco, a lo mejor es horrible, pero no puedo evitarlo, es lo que me gusta y me gustaría tener.
Tampoco habría que preocuparse, no es que haga nada para conseguirlo, a este paso moriré de la misma forma en que viví, gorda.




lunes, 4 de noviembre de 2013

7 DÍAS SIN FUMAR

Así, en mayúsculas, porque para mí es un logro gigante, ya lo había logrado antes incluso por más tiempo, pero esta vez es diferente, porque de verdad estoy motivadísima y no me apetece para nada volver a fumar. La prueba de fuego fue este fin de semana, pasar Halloween de fiesta no ayuda, pero no fue demasiado complicado decir que no.
Por otro lado, estoy engordando, había mantenido la comida y la ansiedad a raya con el ejercicio, pero con el fin de semana todas las buenas intenciones se fueron a la basura. No queda más que empezar la nueva semana con ganas de hacerlo todo bien, porque sino...
Lo cierto es que no ha sido una semana fácil, he estado con unos altibajos emocionales que ni yo misma entiendo, ahora estoy bien y el jueves me destrocé el muslo con un cutter.
Así van las cosas, es hora de aplicarse todos los consejos que voy soltando por ahí de seguir hacia adelante y empezar a vivir de forma saludable. Qué difícil.




martes, 29 de octubre de 2013

Medio día sin fumar

Sonará a poco, pero me muero de la ansiedad, he comprado caramelos con nicotina porque no quiero fumar más... Pero es difícil para alguien que se fuma hasta 30 cigarros al día. Quiero comerme hasta las uñas de los pies, qué martirio.
Además sé que voy a subir de peso, siempre se sube de peso al dejar el cigarrillo por múltiples razones, así que intentaré de la mejor forma controlar la que puedo controlar, que es no comer de más y hacer ejercicio. Es lo que estoy haciendo, pero dejando de fumar me atengo a bajar muuuy lento o nada al menos por un tiempo y por tiempo me refiero a MESES.
Bueno, alegría, mejorará mi piel, mis dientes, mis uñas, disminuiré significativamente mi riesgo cardiovascular y de cáncer. Han mejorado mis alergias, no ando tan congestionada como siempre, quien diría que mi rinitis asesina era por el cigarrillo. Además me ayuda a deshacerme de mis várices prematuras. Hay que mirar lo bueno y controlar al máximo lo malo, digo yo.
Hoy fui otra vez al gimnasio, la verdad es que me cuesta ir, pero la paso bien allí y después de salir me siento muy bien, espero poder mantenerlo y convertirlo en un hábito de una vez por todas. Quiero dar un viro hacia la vida saludable.
Mis intakes van de 900 a 1400 calorías, yo creería que está bien... En mis estándares, para muchas será una burrada, pero bueno así voy, a mi ritmo. Ya no tengo la fuerza de restringirme tanto como antes, pero tampoco me apetece mucho ni lo intento demasiado, quiero ver hasta dónde llego simplemente comiendo bien y haciendo ejercicio, haciendo cosas que pueda mantener el resto de mi vida, bien se sabe que ayunando o vomitando todo no se vive demasiado.

En otras cosas, nueva modelo favorita, Frida Gustavson, tiene la cara más perfecta que he visto en mi vida y ni hablar del tipito que tiene.



lunes, 28 de octubre de 2013

Reflexiones de tarde lluviosa

Bueno, como resumen rápido del día y pequeño logro personal, hoy fui al gimnasio; siendo sedentaria nunca voy a tener el cuerpo de Cara Delevigne, así que era hora. Adelanté algo de mis proyectos de la universidad y ahora cuando empieza a oscurecer es cuando llegan revoloteando como polillas pensamientos horribles, sólo que ya no del tipo "qué gorda soy" o "qué mal lo hago todo", "soy una inútil" o "mi vida es un asco".
No, últimamente me atormentan otras cosas más etéreas y aun más frustrantes por mi obvia incapacidad para resolverlas. Entonces pienso en cosas como la gente que mendiga en la calle, las personas en sitios de guerra que tienen que dejar todo e irse a lugares que no conocen, para no encontrar nada más que indiferencia. Pienso en cosas como la separación de un ternero y su madre en la industria láctea, en los miles de perros callejeros sacrificados mientras la gente gasta fortunas en perros de raza que vienen enfermos por el simple capricho humano. Pienso en los niños con leucemia o cáncer, en los niños abusados o maltratados, no como algo lejano que se vea de vez en cuando en el telediario sino como algo que se ve casi a diario en el hospital y se convierte a veces en un simple cotilleo de pasillo.
Pienso mucho, todo el tiempo, hoy vine a comer a casa y no pude salir de nuevo a clase porque me dolía tanto la cabeza que no podía abrir los ojos. ¿Cómo podemos vivir en un mundo tan lleno de mierda sin darle importancia a lo caótico y asqueroso de nuestro entorno?
O a lo mejor, como siempre, el problema soy yo, que no entiendo como alguien puede comprarse un ferrari sabiendo que en un sitio no tan lejano, alguien no muy diferente a uno mismo está muriendo simplemente porque la vida y el mundo no son justos. O que pienso mucho y no debería darle importancia a lo que no puedo arreglar.
Prefiero darle mil vueltas a mis errores, a mis michelines gigantes, a mis mejillas regordetas o a cualquier otra cosa.


domingo, 27 de octubre de 2013

Guess Who's Back



Una de las canciones que marcó mi adolescencia temprana y los primeros acercamientos a MTV y VH1, todo para marcar otra de mis vueltas fortuitas al blog.
Han pasado muchas cosas, como que ahora no tengo dos sino seis gatos en casa, que me he convertido en la paria de mi universidad, que no he reunido valor para ir a la primera clase de ballet, he cambiado de psiquiatra (si por cambiar cuenta ir una vez al otro y nunca volver) y he decidido dejar de tomar el antidepresivo poco a poco.
Diría también que estoy gorda, pero vamos, ya se sabe que más que estar, SOY gorda. Sin embargo tras alcanzar un peso astronómico la semana pasada he logrado bajar 2 kg sin demasiado esfuerzo y eso me ha ayudado a recuperarme y dejar de comer como si no hubiese mañana, al menos por breves lapsos de tiempo.
En el momento estoy en dos proyectos de investigación en la universidad lo cual me tiene MUY feliz, admito que ese lado de mi vida va bastante bien, mis notas van genial y no tengo nada de que quejarme. Mi novio M sigue bien como siempre, la relación va muy bien y la verdad es que estoy contenta. En casa, pues muy atareada con los gatitos, los cuatro gatos nuevos son los hijos de mis gatos, ya tienen un mes y son monísimos, subiré fotos cuando pueda.

Feliz de volver, nada mejor que las ciber confesiones anónimas.

martes, 10 de septiembre de 2013

Reportando con peso camión.

Y michelines saliendo de sitios de los que pensé que ni siquiera podría salir la grasa. Ropa apretada en la cintura, sensación de cuerpo extraño en la panza -¿pero qué es esto? ¡Tu barriga fofa, qué más va a ser! Piernas que se rozan en el medio, con el único consuelo de que aun en posiciones extrañas, puedo ver un pequeño haz de luz. Patético.
Fui a la nutricionista y siguiendo sus instrucciones al pie de la letra no bajé ni medio gramo, claro porque pretendía atiborrarme con carbohidratos, así que con ciertas modificaciones a su modelo he empezado a bajar poco a poco y con eso estoy contenta. Por ahora.
La situación "social" continúa igual de mal, sólo que he decidido que paso de la gente, me cago en las personas que no pueden ver más allá de su ombligo, ya tengo yo suficientes problemas (reales o imaginarios) para además ser marginada y tener que aguantar a amigos gilipollas. Paso.
Claro, esto implica más aislamiento, pero jamás entendí mejor la frase de mejor solo que mal acompañado.
Otros problemas: no aguanto el espejo. Me siento horrible, gorda evidentemente (porque lo estoy), pero fea, muy fea. Además de tonta, mala estudiante y en general un fracaso. y entonces bebo y me dan ganas nuevamente de tirarme desde el balcón de la casa de mi novio. Me falta un poco más de egoísmo para hacerlo.
Noticia feliz: mi gatita esta embarazada !Pronto tendré en casa 2 ó 4 gatitos persas!


jueves, 22 de agosto de 2013

Vivita y coleando, pero de mal humor

Hace muchísimo que no escribo, la verdad es que os leo ocasionalmente, pero lo cierto es que no me ha apetecido mucho comentar, si para poner tres palabras deprimentes mejor me quedo quieta que estoy más guapa.
Estoy cansada, deprimida, odio a la gente, excepto a mis padres, mis gatos y a mi novio.
No quiero saber de amigas, ni conocidos, ni allegados, de historias tristes de vagabundos y animales maltratados porque ya tengo saturado el corazón y la cabeza con tantas cosas tristes.
Quiero centrarme en lo que va bien, ¿para qué darle mil vueltas a las cosas que no funcionan? Pero así soy yo, rara, obsesiva con lo que va mal, obsesiva con algún ideal idiota de perfección inexistente. No le importo a nadie más que a la gente más cercana, eso es lo cierto.
Como confiar en gente ajena a mí, si ni siquiera aquellos más cercanos en ocasiones logran alcanzar estas metas tan inalcanzables que me pongo, a lo mejor lo que me gusta es decepcionarme de la gente, saber que estoy SOLA.
Mi problema de siempre, estar sola contra un mundo de mierda; ser hipersensible ante cosas que no merecen la pena. En conclusión, no saber afrontar la vida y esa es de las cosas que nunca se aprenden.



viernes, 12 de julio de 2013

Otra semana perdida

El tema dieta y comida va fatal, la verdad es que estoy comiendo mucho y tengo un antojo de dulce todo el tiempo que no he sido capaz de controlar. Aunque cuando como "mucho", generalmente dejo de contar las calorías porque me rayo, las he contado hoy y con bollycao incluído y chocolate, he comido 1600 calorías.
Lo cual en mi imaginario, no es mucho (sé que para la mayoría de vosotras lo es, pero yo no creo en tanta restricción, además porque al menos para mí es insostenible). Lo curioso es que en mi opinión, si no hubiese contado, sí que habría comido muchísimo, sería un día casi de atracón controlado, que seguramente me hará subir; me jode un montón darme cuenta que con una cantidad de calorías que ni siquiera me parece excesiva ya subo de peso... Mi reino por una programación genética diferente.
Es lo que hay, ya es fin de semana de nuevo y no ha habido avances, sé lo que tengo que hacer sólo me falta implementarlo, me estoy volviendo tan perezosa y pasota que hasta me asusta.
Verme michelines por todas partes también me asusta.
Lo bueno es que la próxima semana ya empieza y será otra oportunidad para hacerlo todo genial, aunque estoy mucho mejor de ánimo, sé que hacer las cosas bien me ayudaría a estar mucho mejor y sentirme más a gusto.

¡GRACIAS POR VUESTROS COMENTARIOS! No suelo ser muy receptiva a los cumplidos, es algo en lo que también tengo que trabajar. Sois todas increíbles.

En otros temas, he buscado fotos de Barbara Palvin después del comentario de Audrey, guapísima, tiene una cara muy parecida a la de Natalia Vodianova pero es muy diferente en tipo corporal. Mide sólo 1 cm más que yo, claro con 10 kg menos según internet. No es la típica modelo, no es muy alta y tampoco está excesivamente delgada. Si ella y Kate Moss pueden ser imagen de Calvin Klein y Victoria Secret con 1.70, yo puedo adelgazar. El que la sigue la consigue.

Barbara




jueves, 11 de julio de 2013

Nuevo corte (fotos susceptibles de ser borradas pronto)

He sido valiente y me he cortado el pelo y me he hecho flequillo, ¿qué opináis? Odio los cambios, soy súper cobarde y cuando lo hago suelo arrepentirme y esconderme hasta que el pelo crece... Éste aun estoy en proceso de aceptarlo. Sigo en el mismo peso, pero haciendo las cosas bien, menos de 1000 calorías, pero todo sano. Sé que esta semana debería venirme la regla, así que con muuucho optimismo se lo atribuiré a retención de líquidos.

(Fotos eliminadas)


Aun no sé qué pensar, me gusta y no me gusta, pero entre más me miro en el espejo o en las fotos menos me gusta... Vaya lío.

lunes, 8 de julio de 2013

De vuelta a la dieta

Hoy viendo dos fotos nuevas en facebook me he visto la cara tan rellenita que creo que ha sido suficiente de "no voy a dejar que mi peso me amargue mi vida", porque luego engordo y ahí si que me amargo. Qué pereza volver a restringir y no poder comer los helados, la fruta y las cosas que me den la gana; pero sé que si empiezo a aumentar aun más de peso, después todo es mucho peor en términos emocionales.

ASÍ QUE AL ATAQUE

Nueva modelo favorita, Cara Delevigne.


domingo, 7 de julio de 2013

Me hacen falta cataplines

En este momento me siento más o menos así:



No sé cuando empecé a ir al psiquiatra, no sé hace cuanto estoy tomando la duloxetina y sí, si la dejo de tomar estaré igual de mal o peor que antes. Pero, ¿acaso alguien con una úlcera cuestiona que el gastroenterólogo le dé omeprazol para los meses siguientes, incluso toda su vida? 
Yo estaba enferma, de eso no hay duda y ahora estoy bien. No quiero morir, no quiero cortarme, no quiero llorar, sin embargo hace unos meses no veía ninguna salida y de cierta forma rara y retorcida me negaba a salir de ese torbellino de odio hacia mí misma, no sé si con la intención de lastimarme aun más. Principalmente, lo que quiero decir con esta entrada es que:

1. No tiene nada de malo pedir ayuda, hay médicos para el cuerpo y hay médicos para el alma, ¿acaso me gusta vivir de forma miserable? Si la respuesta es no, entonces por qué no buscar una salida.

2. El tratamiento es largo, lamentablemente sanar el alma lleva más tiempo que suturar una herida en la piel. A mí me llevó varios meses darme cuenta de que tengo mucho por qué vivir, en el camino la cagué, me emborraché, engordé, adelgacé, vomité, me corté, odié a mi psiquiatra en múltiples ocasiones, me atraqué, peleé con gente que amo, dejé el tratamiento, maldije el tratamiento, entre otras joyas. Pero llegué, aquí estoy dispuesta a resarcir cada una de estas fallas, sea con pastis, sin pastis o con suero de la felicidad, hoy me siento capaz de hacer muchas cosas.  

3. No hay que rendirse en el camino, el mundo puede ser una mierda, la gente puede ser una mierda, y muchas veces las situaciones serán una mierda. Se engorda, se suspende, las relaciones terminan, la gente se va, incluso la gente muere... ¡Lo importante es seguir! Sacar lo mejor de las peores situaciones, no hundirse para siempre en ellas. 

4. Hay que dejar de ser egoísta. Algunos más y otros menos, pero siempre habrá gente preocupada por tí, que no va a estar mejor si mueres o te escondes en tu burbuja de auto compasión, incluso las chicas de los blogs, sin habernos visto las caras, nos preocupamos. En nuestros momentos vulnerables necesitaremos de aquellos que más nos quieren, pero imaginar el desgaste que supone estar siempre detrás de alguien, preocupándose. No se puede ser siempre una nenita mimada (disculpad la expresión), que se encuentra mal y que no quiere hacer nada y que no habla O COME a menos que la fuerces... Somos adultas la mayoría y tenemos que asumir ese rol, nos guste o no. 

Y básicamente eso es lo que quería decir, sé que esta entrada no tendrá mucha acogida, pero bueno a lo mejor le sirva a alguien que lo necesite, que es lo que buscaba. Yo estaba deprimida, ese es mi diagnóstico, lo reflejo en conductas alimenticias porque es lo que conozco desde que era una niña, pero no os estoy hablando de "mi maravillosa recuperación de un infierno bulimaréxico" porque ese no era mi problema. 

Mi problema era que no era capaz de afrontar el mundo y gracias al médico, el tratamiento, mis padres y mi novio, ahora me siento capaz de hacerlo. 

Aun quiero adelgazar jeje, pero claro, de forma sana. He estado haciendo un poco "lo que me da la gana" en tema comida, lo bueno es que no he engordado ni un gramo (quien entienda mi cuerpo...).
Mañana empiezo con el gym otra vez y dieta supongo, sin agobios y con algún capricho en la mitad.
Además empiezo mi trabajo en el proyecto que mencioné en la entrada anterior, no os imaginéis nada muy científico, mi trabajo básicamente es buscar artículos y bibliografía en un ordenador, nada emocionante.

jueves, 4 de julio de 2013

De buen humor

Aproveché las buenas energías para comentar los blogs, sino hago los mismos comentarios lúgubres de mutua compasión y no me apetece mucho. Me apetece salir, ir a una terraza a tomar el sol, beber limonada con hierbabuena, jugar con mis gatos, ir al gimnasio y ser feliz.
Algunos dirían que tras muchos intentos el antidepresivo por fin está haciendo su tarea conforme es debido, yo pienso que he estado tan agobiada en los últimos 6 meses que un respiro y un adecuado seguimiento de mi tratamiento me han sentado de perlas. Duré algunas semanas (creo, porque la verdad no sé cuánto tiempo fue), sin tomarme la duloxetina; el resultado fueron mareos, dolor de cabeza y la sensación de que alguien atravesaba el sable de Star Wars por mi cráneo cada vez que me movía un poco, además de tener el mismo humor de Hulk. Qué poco me aplico mis consejos de ir al médico, tomarse los medicamentos, seguir un tratamiento... Bueno, lo importante es que ahora estoy bien.
Estoy en el mismo peso que empecé las vacaciones, no me apetece estar a dieta, pero lo mejor del asunto es que:

No me siento gorda.

No me siento una sílfide tampoco, ni más faltaba, estoy bien, evito mirarme mucho al espejo, evito pesarme demasiado y sé que no estoy bajando, pero no me siento la vaca marina que me siento normalmente. Quiero que esto dure, por favor. 
Sí, aun quiero estar delgada, delgada hasta el punto que casi da un poco de miedo tocarte, hasta mis 48 kg que ahora mismo parecen una cifra inalcanzable. Pero ahora con mis 65 kg tampoco estoy mal del todo, puedo ponerme pantalones de la 36, mis muslos se tocan pero puedo ver un hilillo de luz entre ellos, tengo la misma barriga, pero siempre la he tenido, con 40 o con 80 kilos. 

En otros temas, el lunes empiezo a trabajar en un proyecto del instituto de genética de mi universidad, lo cual equivale a acortar mis vacaciones voluntariamente, pero los trabajos en investigación cuentan tanto en el CV a la hora de presentarte a la residencia que espero que valga la pena. Ya os contaré. 



lunes, 1 de julio de 2013

Ser médico

Si me habéis leído más de unas cuantas veces sabréis que además de mi imagen corporal no hay nada que cuestione más que mi carrera, pero ya estoy en mi QUINTO AÑO. Por algo seguiré aquí. Este video me ha sacado una lagrimilla:


Porque en sólo dos años estaré en capacidad de dar sonrisas de verdad a mis pacientes, de hacer felices a las personas que atienda y a lo mejor hasta salvar vidas, o al menos cambiarlas para mejor de una u otra forma. ¿Hay algo más maravilloso que eso?

jueves, 20 de junio de 2013

Entradirijilla rapidirijilla. Día 3

Baje 800 g en solo un día, pero no por mucho, hoy he comido palomitas y helado, bueno sin lloriqueos. Aun se puede terminar la semana en 62.

martes, 18 de junio de 2013

Vale, mal comienzo, así que: OPERACIÓN: I want a black swan body. Día 1.

Debí saber que con los primeros días de vacaciones vendrían las indulgencias alimentarias, tampoco es que lo hiciese terriblemente, pero comí bastante más de lo debido y el ejercicio brilló por su ausencia. Así que hoy miércoles 19 de junio empieza el plan, echo TANTO de menos mi fuerza de voluntad. He llegado a la conclusión de que el control es una cosa episódica, que ocurre a veces sí, a veces no, pero tengo que hacerla ocurrir ahora porque no puedo volver a la universidad hecha una ballena como estoy ahora. Novedades: He aprobado todo, al menos ha sido un alivio por ese lado, pero también me pone triste darme cuenta de lo mediocre que puedo llegar a ser.

¿Voy a echarme a llorar por lo mal que he hecho las cosas?
NOOO

A sacudirse la pereza, a ir al gimnasio así sea a las 6 de la mañana, a mejorar esas notas el semestre que viene, a ser la mejor versión de mí misma que pueda ser. Quiero empezar a tomar clases de ballet y he encontrado varias opciones para adultos, más allá de la tontería del black swan, siento que es una danza bellísima, pero mi falta de feminidad en la infancia nunca me dejó dedicarme a semejantes oficios, nunca es tarde ¿no?



Edito:
Ejercicio: 20 minutos corriendo, 20 minutos de elíptica
Desayuno: Una manzana pequeña, café con leche de soja. (140)
Media mañana (post gym): Huevo cocido, melón, queso. (218)
Comida: Tortilla de judías verdes y champiñones (remplazando las patatas), 80 g de tofu, sopa de tomate (460)
Tarde: Mandarina, manzana (138)
Cena:

987

sábado, 15 de junio de 2013

OPERACIÓN: I want a black swan body. Día 0

¡VACACIONES!
Por fin, tener tiempo, dormir sin pensar en exámenes, guardias, embarazadas... Maravilloso.
El viernes que fue mi último día de ginecología entré en una especie de ¿crisis de ansiedad?, llanto, seguido de molestia, seguido de asco autodirigido, entre otras cosas, más que nada derivadas de la preocupación por algunas notas. Por ahora intento disfrutar del fin de semana y el lunes entrar en modo ansioso nuevamente a la espera de mis últimas notas de ginecología.
Por ahora, estas vacaciones quiero concentrarme en un único y vital objetivo: a-d-e-l-g-a-z-a-r.
No sé cuántos kilos, no sé cuántos cm y tampoco planeo ponerme metas que no voy a cumplir, así que piano piano voy empezando a mentalizarme en la entrada a la dieta y el ejercicio nuevamente.
Hoy fue mi último día de indulgencias y desde mañana empiezo, sin topes de calorías y sin agobios, simplemente haciendo todo de la forma más sana posible.
Hace poco vi Black Swan de nuevo, además de que me identifico un montón con Nina, los cuerpos de Natalie Portman y Mila Kunis en la película son todo lo que yo considero un cuerpo absolutamente perfecto y justamente el tipo de cuerpo que me encantaría tener, así que en mis tiempos libres empecé una "investigación" sobre el tipo de plan que siguieron para estar perfectas para la peli. Básicamente siguieron un plan de aproximadamente 1200 calorías acompañado de montones de ejercicio, casi 3 horas al día de ejercicio cardiovascular, seguido de entrenamiento en ballet, natación, etc. Teniendo en cuenta mi penoso estado físico, supongo que intentaré cortar calorías y disminuir la cuota de ejercicio a algo que pueda aguantar, al menos al principio.
Tengo tres semanas para dedicarle de lleno a mi cuerpo, sin excusas y sin tonterías.

Diooos, esos huesos, me encanta.

lunes, 3 de junio de 2013

100 SEGUIDORES

Y mi blog de 200 nombres diferentes tiene ahora 100 seguidores, así como quien no quiere la cosa, porque la verdad es que he estado más que ausente últimamente. Gracias, a los nuevos y a los viejos, a los que han de venir, por leer las sandeces, sueños, pesadillas, pajas mentales y demás letras que por aquí desfilan. Muchas gracias.
¿Cómo anda todo? Como siempre, cansada, con ganas de salir de una puñetera vez a vacaciones y con la decisión de volver a actualizar el blog de forma regular así me cueste, esté cansada, esté de guardia o pase lo que pase. Sino, pasa lo que pasa: 66 kilazos de pura redondez grasosa.
No ha sido sino ponerme a comentar en los blogs y no he cenado, si es que sé cuál es la cura de mis males, pero parece que disfruto haciendo lo que me hace infeliz.
Para hoy planee un intake de 904 calorías, con fajitas de soja texturizada para la comida y la cena que las haré en el hospital. Plano personal: catástrofico, pero con este giro hacia el control calórico empieza a tomar menos significado.

146 g de hidratos, 42 de proteínas, 22 g de grasa


lunes, 20 de mayo de 2013

Volver

Dos semanas de ajetreo insoportable, la llegada de una calma relativa que más que calmar mis nervios han acrecentado esta presión que cargo en el pecho y hace que mi tiempo se divida en tres, tres partes del día, tres partes de una misma oscuridad:

1. El tiempo que dedico a pensar en la muerte
2. El tiempo que dedico a odiarme
3. El tiempo que dedico a controlarme frente al deseo creciente de gritar, llorar y hacerme daño (deseo que cada vez ocurre en momentos más inadecuados).

Tres tercios de una misma realidad cada día más desagradable, aunque podría decirse que cada parte de esta triada se ve aumentada por mi reacción frente a las acciones de otras personas que cada vez me resultan más extrañas, perder la familiaridad con las conductas humanas es algo que quizá marca el inicio de un declive imparable. Siento que pierdo el control de mí misma, ¿será que finalmente estoy perdiendo la cordura? ¿estoy soltando lentamente aquel estatus efímero al que con tanta avidez me aferraba? Siento que mi vida transcurre entre actos, pero mis movimientos son cada vez más forzados, mis monólogos cada vez más flojos, las escenas cada vez más oscuras, me siento incapaz de seguir y nunca antes lo dije con tanto convencimiento.


Esto lo escribí hace ya varias semanas, en el momento me encuentro con menos rabia, menos ajetreo, pero con una tristeza que no logro sacarme de encima. Mi tía murió el viernes después de luchar incansablemente contra una enfermedad terrible, un monstruo que incluso para los médicos es casi una ciencia oculta. No tengo hermanos, mi primo y mi tía lograron hacerme creer en una familia paralela donde sí los tenía, la echo de menos más de lo que jamás pensé. Me arrepiento de mi indiferencia, mi falta de atención, pude hacer más; mucho más. Escribo para que sepáis que estoy viva y que ahora con peso ballena, me doy cuenta de que no quiero ser delgada porque quiero ropa bonita, verme bien, callar esa vocecita que me dice a cada minuto que parezco un manatí, quiero hacerlo porque quiero morir de hambre; dar lástima, dejar de respirar.

No tengo remedio.

lunes, 22 de abril de 2013

La comida y yo

Inicio de semana, lunes normal, vómito al final del día por "pseudo atracón". Desastre. 
¿Por qué no puedo ser una persona normal, comer sin sentir culpa, darme un gusto de vez en cuando sin terminar comiéndome las reservas de un mes y potando? ¿Por qué siento ansiedad tan sólo por saber lo que hay en el frigo? 
Quiero comerme una manzana sin estar cuestionándomelo el resto de la tarde, quiero hacer 5 comidas sanas al día, no 16 o una sola comida enorme, o en el mejor de los casos no comer nada. Para mí:

Comida=Caos

Mañana empiezo en la sala de partos, estoy contenta porque me gusta y además voy a estar muy ocupada, tengo muchísimas guardias y en este momento quiero tener la cabeza ocupada en algo que no sea yo misma. 

Mi comida de mañana, soja texturizada en salsa napolitana, dos cucharadas de arroz blanco, una manzana, una pera y en el otro tupper, un tomate cortado. Las frutas las comeré a lo largo del día, no podría comerme todo eso sólo al medio día. En el desayuno supongo que tomaré un café con leche de soja y alguna fruta. 
Muy recomendada, y con las cantidades que he utilizado y pesado, he calculado unas 336 calorías, 22 g de proteína, 53 g de hidratos, 10 g de fibra y 0.9 g de grasa. He agregado también champiñones a la receta original. 
Me he puesto en la tarea de escribir el intake de la semana entera, en papel y lápiz que interiorizo más, ya os contaré cómo va apenas tenga un respiro.

miércoles, 17 de abril de 2013

Pichí pichá

Ya voy en el triple de la dosis del antidepresivo, sin notar demasiados cambios en mi ánimo siendo sincera, me siento igual que al principio. Perdón, me siento peor que al principio. Me jode estar así, lo que más me jode es que ni siquiera puedo verle una solución, ¿voy a quedarme sintiéndome, viéndome y actuando de forma miserable por el resto de mi vida?, ¿seré capaz de soportar el vacío permanente que crece cada día, entre el odio hacia mí misma y la sensación de soledad?
Quiero huir, salir corriendo, descansar, hacer cosas diferentes, no sé. Huir es mi especialidad después de todo, pero no ha demostrado ser una medida efectiva, dejar el blog, dejar a mi novio, dejar a mis amigos, dejar el país en los casos más extremos (y de hecho es lo que llevo considerando seriamente). Por qué mi mente se empeña en etiquetarme como un caso perdido, quiero salir, quiero ver el sol en las mañanas y alegrarme de poder hacerlo.
Cosas que han mejorado:
1. Sé que mis padres me quieren muchísimo y a su manera siempre están pendientes de mí, incluso aunque ya no tengan que estarlo.
2. Tengo un novio que también me quiere muchísimo y se preocupa un montón por mí y mi felicidad.
3. No quiero herir a ninguna de estas personas.

Pero hay alguien a quien sí quiero herir, a mí... Vivir en esta vaina tan llena de defectos me genera un malestar creciente y ya no sé qué hacer con esa sensación, el vacío; la ansiedad.

Peso pre-regla: 63.6

PS: ¡¡¡Gracias por vuestros comentarios chicas!!!



Perfecta representación del funcionamiento de
mi cabeza últimamente.


viernes, 12 de abril de 2013

Análisis y encrucijada

Para las que recordéis y las que no, vuelvo casi tres meses después de haber tenido una glucometría por las nubes a contaros que mis análisis han salido bien, nada de diabetes para mí, estupendo. 
Para no perder las buenas costumbres seguiré implementando lo del intake fotográfico mientras pueda (hoy no lo he hecho, pero mañana fijo), me ayuda a ser mucho más consciente de lo que como creo, aunque bueno, cuando me desato no hay quien me pare. Me he pasado un poco con la fruta hoy, pero mis carbohidratos han estado debajo de 150 que para ser vegetariana, pues no está mal. 
Confesión: Llevo ya muchos años sin comer carne, soy una convencida del animalismo, mi casa sirve de hogar de paso para muchos animales abandonados, pero últimamente pienso que a lo mejor no bajo tan eficientemente de peso por andar siempre con las proteínas justas y teniendo que comer cantidades astronómicas para conseguir la ingesta que quiero, para después tener también cantidades astronómicas de hidratos. ¿Adelgazar o tener principios? ¿Qué opináis al respecto? Esto sí que es toda una encrucijada y me siento fatal por tan sólo pensar en volver a comer carne, pero sé que con una latita de atún al natural quedo más que saciada y con las hamburguesas de seitán no tanto; no sé si la diferencia entre proteína animal y vegetal influya. 

Últimamente los viernes no me apetece nada salir, quiero quedarme en cama viendo cualquier tontería en la tele; pero cuando salgo, no hay quien me detenga y bebo hasta que me pillo un ciego de cuidado. Cuando lo comento con Daniel (mi psiquiatra), me dice que es normal mientras no "salga" de mi depresión; ¿será normal emborracharse hasta terminar cantando Nino Bravo a todo pulmón sobre una silla?, supongo que sí. Hoy no creo que salga, bueno a lo mejor iré al cine con M, eso sí me apetece. 


Por último, pero no por ello menos importante, últimamente he tenido la suerte de poder contactar a algunas de vosotras por medios más "personales" y la verdad es que me siento muy afortunada de haberlo hecho, sois estupendas; además que me encanta poder ver cómo sois, de cara vamos, me da muchísima curiosidad saber quienes conformamos este universo paralelo bloggero (rima y todo). Así que... Ahí os va mi careto, borraré las fotos eventualmente, pero hoy me apetecía subirlas. No soy ninguna belleza, tengo unas ojeras terribles y estaba terriblemente paliducha, generalmente no suelo sacarme fotos de este estilo, pero hay que empezar a sentirnos guapas de vez en cuando.

(Fotos eliminadas)

jueves, 11 de abril de 2013

Foto-entrada

Tortilla de dos claras y un huevo con espinacas,
 champiñones y pimiento,
50 g de couscous, medio tomate con orégano
y una cucharada de queso parmesano.
Medio mango
Café con leche de soja


Sumado a 45 minutos de ejercicio, espero ver mejoría en la báscula mañana, no sé como puedo salir a la calle con estas lorzas y este culo.


 

miércoles, 10 de abril de 2013

La jaula de las locas

Si hubiese escrito una entrada ayer, posiblemente hubiese sido un texto muy triste, donde trágicamente describo como me dejo dominar por un día a día que no puedo soportar, hablando de una soledad inherente a mis actos estúpidos de aislamiento social, a mi incomodidad frente a las relaciones; como una costumbre que se convierte en una tortura que me impongo sin ningún fin más que el de dedicarme a quejarme de lo triste que es mi vida y mi entorno... Hoy es el día en que abandono este círculo vicioso, porque quiero ser feliz, porque no tengo que estancarme por siempre en este invierno mental, en el cual la luz del sol parece algo ajeno y cada sonrisa parece de prestado.
He estado los últimos días postrada en cama literalmente, después del episodio de vómito con mi madre, tuve que ir al hospital al día siguiente por un dolor de tripa que me hizo llorar y sudar frío, mis gastritis de toda la vida que parece que me perforaran el estómago. Aun con la ranitidina intravenosa el dolor no mejoró, peor al día siguiente era mi examen final de cirugía y ya eran las 3 AM (el examen era a las 6 y no había estudiado nada), así que fui a casa, dormí menos de una hora, me duché, me vestí y me fui a presentar un examen que si apruebo, me doy con un canto en los dientes. Por suerte las otras notas me permitían relajarme con esta última, pero me jode tener que cagarla siempre al final y terminar con una nota mediocre.
Después he pasado días enteros durmiendo 24 h seguidas, con sueños extrañísimos de casitas en el Caribe, morgues, detectives secretos... Nunca me costó tanto despertar con en los últimos días, me aferraba sin querer a estos mundillos paralelos que cree en mi pseudo convalecencia.
He terminado cirugía y desde el lunes estoy en ginecología y obstetricia, rotación que me mantendrá bastante ocupada por los próximos meses. Mis amigas están todas juntas en un grupo y me dieron una patada con lo cual terminé sola en un grupo con gente que no me cae muy bien... Y aun no entiendo por qué me empeño en confiar en la gente. Llevaba muchos días triste sin poder llorar, pero al quedar sola mi gilipollas sensiblero interior ha salido en forma de lagrimilla en frente de todos mis compañeros, aunque creo que nadie lo ha notado; no entiendo que pasaba por mi mente.

Después de dos días sin comer, durmiendo, pesaba 63 kg. Hoy después de 1050 calorías y 45 minutos de ejercicio mientras sentía que mi cerebro bailaba en mi cráneo, es de 64. La hostia. Parte de mí sabe que he bebido gatorade y probablemente sean líquidos y tal y tal... La evolución de mi peso tendrá la palabra final sobre este tema.

Hoy vi "Una jaula de grillos", donde se ve Calista Flockhart delgadísima, con huesos maracadísimos por todas partes, guapísima en mi opinión. Quiero adelgazar de forma apreciable para el 22, ese día volveran mis amigas de su rotación fuera del hospital y quiero que me vean más delgada, porque sé que les jode y actualmente quiero joderles un poco, lo merecen.


 Esta le va a encantar a Meek, jeje, como agradecimiento por los videos de cardiokick. 

miércoles, 3 de abril de 2013

Todo se arregla, supongo

Después del incidente padre-cortadas-ansiedad-incapacidad de llanto-sensación de muerte, llegó la calma en la tarde, antes de la tempestad claro está.
En la tarde empece a sentirme fatal, con el abdomen distendido, eructos, gases, y dolor de tripa, supuse que pasaría eventualmente. Pues en la noche he empezado a vomitar como una bestia, con ardor insoportable en la boca del estómago y con ganas de abrazar el váter y quedarme ahí por siempre. de repente la puerta del baño empieza a balancearse con los golpes, mi madre grita desde fuera algo ininteligible y yo, algo confundida por la deshidratación abro la puerta (error).
Mi madre (palabras más, palabras menos) me dice que soy una bulímica de mierda, que en su casa no se vomita, que estuve "todo el día tragando como un cerdo para después venir a vomitar en la noche".
Mi respuesta: llanto incontrolable, reproches, decirle que no necesita recordarme que soy una mierda porque a cada momento mi mente se empeña en recordármelo. Le dije a mi madre que estaba triste, que pensaba en la muerte bastante a menudo, que había vuelto a cortarme, en fin, que me frontalicé frente a la situación y saqué más de lo que pretendía. Intenté explicarle que no tenía sentido vomitar casi 6 horas después de comer en el sentido purgativo de la palabra y que estaba ENFERMA y no de bulimia sino de algún puto virus, bacteria o parásito.
Después me levanté otra vez, en esta ocasión por diarrea, acompañada de vómito posterior (perdón por ser tan explícita), al salir mi madre estaba afuera nuevamente, diciendo que buscara donde internarme porque ella no iba a dejar que una sinvergüenza como yo, la enfermara a ella y a mi padre con mis tonterías. Lo bueno de este incidente es que sin duda quedó claro que necesito ir al médico (así ella piense que sea por vomitar), lo malo es que mi madre logró una vez más destrozar mi espíritu.
Mi madre me acompañó al día siguiente al psiquiatra, al cual odia de los tratamientos anteriores (le parece poco profesional), él siempre me ha tratado y por eso para mí es importante que lo siga haciendo, siento que me conoce, además que me cobra menos de la mitad de su tarifa habitual y me regala los medicamentos; qué más le puedo pedir.
Ella quiere que me interne, lo cual es absolutamente innecesario, puede que no esté en mi mejor momento, pero definitivamente tampoco estoy tan mal como para necesitar internarme de nuevo. Afortunadamente Daniel (mi psiquiatra) se lo explicó claramente y el asunto quedó zanjado. Desde ese día, las cosas en casa han sido "más amables", así que todos contentos.
No cortes, no vómitos, comiendo de más, pero con ganas de arreglarlo todo la próxima semana. Ayer he tenido mi examen oral de cirugía, el cual preparé en menos de 12 horas debido al "incidente", y aunque un 8 no era lo que tendría que haber sacado, pues era más de lo que merecía. El viernes tengo mi examen final de cirugía y paso a ginecología y obstetricia donde mi carga de trabajo se incrementará exponencialmente y lo agradezco, no quiero pensar, porque mi debilidad soy yo misma y sólo quiero ocuparme de asuntos externos.
Contra la checklist del día pasado, ahora me concentraré más en mi wishlist:
1. Ser fuerte
2. Adelgazar

No pido nada más.




lunes, 1 de abril de 2013

Rectificando

Siento haber escrito esa entrada, la verdad es que soy una reina del drama, pero no os preocupéis que no estáis ni cerca de libraros de este bicho disfuncional.
Me jode cuando mi padre dice o hace cosas que me hacen sentir como una sucia inquilina en mi casa, bueno que incrementan aun más ese sentimiento y me recuerda que la remodelación de la cocina o el spa de mamá están por encima del dinero para mis tampones. Pero no voy a dejar que eso me afecte, voy a aprender de una puñetera vez a ser fuerte en un ambiente que no sea favorable, porque como coño voy a salir al mundo siendo tan frágil... 
Me siento sola, como antes y como siempre, bueno tal vez menos. M se ha ofrecido a ayudarme a pagar el médico cuando le he dicho que mi padre no quería hacerlo, el pobre ha tenido la mala suerte de estar conmigo; lo cual para mí ha sido una fortuna. Evidentemente eso no es una opción, no quiero que él pague nada, mi padre ya me ha dado el dinero para ir mañana diciendo que no cree que se pueda todas las semana (sí puede pagarlo y de sobra).
Aprender a estar sola, eso es lo que necesito, pero si siempre lo he estado y además me empeño en estarlo y alejar a toda posible relación cercana que pueda formarse; entonces porque me preocupa y me genera tanta ansiedad este sentimiento. Se me acaban las fuerzas y el aliento para seguir viviendo de esta forma, pero me empeño en repetir los patrones que me llevan a los mismos resultados de siempre. Soy una contradicción.
No soy lista, no soy guapa, no soy delgada, no soy sociable, no caigo bien, pero algo bueno he de tener, sé que sí, pero tengo que aprender a reconocerlo y aceptarlo y apoyarme en ello, porque sino que me lo diga un tercero será completamente carente de significado. Hoy no soporto los espejos, no soporto mi realidad, pero si quiero salir de este agujero en el que me escondo, necesito empezar a afrontar el espejo, reconocer errores y por qué no, aciertos. 


Checklist

1. Decirle a tu padre que tienes que ir al psiquiatra y que te diga que no puede pagar la consulta, pero sí un medicamento de 600 euros a la gata (que no estoy en desacuerdo, lo necesita).
2. Que se enfade (sin haber hecho ningún comentario adicional y aceptando su decisión)
y diga que nadie le ayuda en nada y que todos somos una maldita carga inútil, tirando las cosas de la mesa.
3. Haber vomitado en la mañana y que tu madre se dé cuenta, por un error estúpido que ni un amateur cometería.
4. Cortarte el brazo derecho presionando las heridas para ver la sangre salir a borbotones.
5. No tener la capacidad de llorar así se quiera.

Así ha empezado mi primavera. Morir debería estar en la lista. 

domingo, 31 de marzo de 2013

No me da la gana de cambiar mi URL

No voy a hacerlo, ni siquiera me gusta mucho mi URL, es bastante simplona, pero no me apetece en lo más mínimo y quien quiera entrar a leer lo que aquí hay escrito pues que lo haga bajo su propio riesgo. Tampoco tengo mucho que contar, para mí semana santa ha pasado sin pena ni gloria, entre mi casa y la casa de M, viendo pelis de James Bond, comiendo como cerda y sintiéndome culpable, lo cual llevaba a más comida en un círculo interminable de muchas cagadas. Resultado: 63 kilazos. Espléndido.
He perdido en un mes todo lo que hice desde diciembre, así que desde ahora me importa bastante poco estar sana y comer 5 comidas al día y 63 g de proteína y 25 g de fibra. Voy a usar lo que me ha servido toda la vida para adelgazar, sé que los kilos anteriores los bajé de forma sana, pero ahora lo único que quiero es adelgazar y sentirme medianamente a gusto conmigo y al menos estar como al principio. No voy a ayunar, con el tamaño astronómico que debe tener ahora mi cámara gástrica suena a una odisea, pero si puedo hacer otras cosas. Esta semana tengo dos exámenes, pero no tengo clase así que tendré tiempo para estudiar, ir al gimnasio y dejar de cagarla. Espero.


Los amores de mi vida, mis dos gatitos, Melón y Lola

martes, 26 de marzo de 2013

De vuelta al ruedo EDITADA


El viernes fui a mi cita con mi psiquiatra de toda la vida (que triste es tener un loquero de toda la vida), cuyas primeras palabras fueron:
- Qué alegría verte, pero no quería verte así.
¿Cómo? Delgada no es, eso está clarísimo, jodida, con ojeras, ojos casi lagrimeantes, dando pena... Sí, debe ser. Hablamos poco la verdad, sólo me recetó duloxetina y alprazolam para dormir, generalmente él me da los medicamentos de las muestras que le traen al consultorio, así que no he gastado un duro. Sé que en entradas anteriores afirmé que lo último que quería era ir otra vez donde un psiquiatra como sugería M, pero me tenía agobiadísima con el tema, no me dejaba en paz, haste que le dije que no tenía dinero para pagar la consulta y que me negaba a pedirle dinero a mi padre, porque siento que es hacerles nuevamente una putada, que se preocupen por mí y no quiero que eso ocurra porque estoy cansada de ser siempre un ser enfermizo y frágil, carente de criterio, que se deshace ante cualquier dificultad que le pone la vida delante. Quiero que mis padres estén orgullosos de mí, quiero que piensen que he superado toda la mierda de hace algunos años y que ahora soy una chica de provecho con quien pueden sentirse más que satisfechos, no quiero ser esto que soy; la loca impedida mental que me empeño en desenterrar. A lo mejor pido demasiado y eso es lo que soy, no hay manera de cambiarlo.
Pues M se ha ofrecido a pagar la consulta, me ha extrañado muchísimo, pero no podía dejarle hacer eso, así que finalmente accedí a ir al médico. Pero el porqué de esta presión renovada por recibir la ayuda médica que él creía tan necesaria... Porque ha visto el blog, ha visto las cortadas, ha leído los ires y venires de esta cabecita malfuncionante, con muchos cables sueltos que bailan en un fondo gris y depresivo. De ahí que me he despedido de mi pseudónimo, del nombre de mi blog y de mi URL para tener la seguridad de poder tener un espacio para desahogarme sin tener a nadie tocándome los cojones, no quiero dejar este blog, sería perder mis seguidoras, los blogs que sigo... Que no me da la gana, por eso esta intromisión me ha dolido más allá de lo que M puede imaginar.

Mi madre ya sabe que he vuelto donde el loquero y que ando con antidepresivos y BZP otra vez, sólo falta mi padre... Qué pocas ganas de contarle.



Editando: He vuelto a mi URL anterior, con la nueva no salgo en la lista de blogs... ¿Alguien sabe cómo arreglar eso?

jueves, 21 de marzo de 2013

Y hoy a las 11

Cita con mi psiquiatra hoy a las 11, vuelta a empezar.

Hola Daniel, ¿te acuerdas de mí? En menos de dos años me graduo de la carrera y sigo siendo
un fracaso y un desastre.


miércoles, 20 de marzo de 2013

Va de zapatos, cortadas...

Y peso, que entre tantas cosas se me olvida que ese es el objetivo del blog, si olvido hasta el objetivo de mí misma... Pues va mal chicas, la ropa sigue igual, sin cambios, pero he subido 1 kg más, estoy en 62 y esta semana tengo la regla así que fatal porque probablemente gane más peso. El viernes tengo un parcial de cirugía, después de eso quiero hacer alguna locurilla de cara a la semana santa, ya os contaré... Cuando el peso va mal, el resto suele acompañarlo, es horrible pensar que mi peso depende de mi ánimo y mi ánimo depende de mi peso, más que nada porque lo estoy haciendo fatal y lo sé, así que si estoy triste es únicamente culpa de mi mente gorda y mi gordo cuerpo que va a juego. 

Quería mostraros mis nuevos zapatos, han llegado hoy en el correo, me encanta esa marca de deportivas. Además me encanta pedir ropa por correo o por internet, más que nada porque odio ir a comprarla, pedir tallas, la gente, ver en el espejo que te queda fatal... Prefiero llevarme la sorpresa cuando llegue a casa. Me aterroriza medirme algo y tener que pedir una talla más grande, una más pequeña vale, pero una más grande puede hacer que caiga muerta de la vergüenza y llore ahí mismo en la tienda. Vale, tal vez no llorar, pero con esta sensibilidad estúpida que tengo últimamente podría ocurrir. 
Este es mi brazo izquierdo que ya está bastante bien, pongo la foto para que me dé la vergüenza que merece y ni siquiera se me pase por la cabeza volver a hacer esta tontería. He pasado todos los días preocupada por que no se suban las mangas, escondiéndome y ahora es algo más importante. No puedo estar en una consulta de cáncer con cortadas en el antebrazo, ante gente con problemas de verdad, delante de la niña que quiere cortarse porque está gorda. Ya no soy una chiquilla de secundaria y no puedo comportarme como una. 

Pero no quiero estar gorda, me rehuso, pero entonces porque soy tan gilipollas y me he dejado subir casi 3 kg, soy una total imbécil. No voy a ayunar antes del examen, está claro, pero el viernes lo pensaré, por ahora sólo queda eliminar la mierda que he incluído en mi dieta y confiar en que lo que venga será mejor. 

lunes, 18 de marzo de 2013

Quisiera poder escribir algo con sentido, lo siento

Cuánto tiempo desde la última vez que escribí y tengo tantísimo que contaros... Mi examen preparatorio fue el viernes, nótese lo bien informada que estaba, yo pensaba que era hoy; no tengo idea de cómo ha ido, creo que mal, pero como lo único que necesito es un aprobado pues me la suda un poco (la nota oficial no queda en el expediente, sólo aprobado o suspendido).
La semana pasada pasó sin pena ni gloria, simplemente "estudiando" (cerraba la puerta de mi habitación para jugar tetris o alguna chorrada similar, soy un desastre). Estuve toda esa semana de pésimo humor, los pobres que tuvieron la desgracia de tener que interactuar conmigo fliparon con lo mal que me porté... Sin embargo, lo cierto es que considero que aunque algunas de mis conductas fueron excesivas, también muchas fueron justificadas; no me extiendo en el asunto porque me saldría una entrada muy larga y aburrida. Estuve en cirugía de seno y tejidos blandos toda la semana, me encantó y ahora la mastología está entre mis opciones, creo que esto fue lo que me ayudó a terminar bien mi semana.
El viernes, después del examen, todos querían ir a beber a casa de uno de mis compañeros, desde las 10  AM, yo tenía pocas ganas y además había quedado con M para comer, así que me fui, un poco triste otra vez enredada en uno de esos pensamientos que no llevan a nada bueno tipo "las cosas que hago por otros que nadie está dispuesto a hacer por mí, como esperar una hora a que volviese para ir todas juntas". Tonterías.
M vino a mi casa, comimos, follamos y finalmente me llevó a casa del tío de la fiesta, cuando llegué aquello parecía una orgía en curso y yo completamente sobria. Explico, si bebo pues entro más en el ambiente, no es que vaya a hacer nada, me aburre un poco ver a la gente líandose por todas partes sin unos tragos en mí.
Estaba MA, mi mejor amiga del primer año de carrera a la cual odio en la actualidad, va por ahí calentándole los huevos a todos los tíos de la carrera y luego viene a dárselas de inocente. Siempre quiere hacerte quedar mal en frente de la gente, en especial tíos y vamos, que no la soporto y ya está. Estaba borrachísima tirada en una cama durmiendo, tras haberse líado con un tío en la fiesta y esperando que su novio viniese a recogerla. Después ha salido, diciéndole al dueño de la casa, quien acababa de salir de una habitación con otra chica, que no sabía porque la gente siempre había pensado que entre ellos podía haber algo, mientras le acariciaba la mano... Todo esto no debería importarme, aun sigo tratando de descifrar cuál es mi problema con esta chica, vamos que todos somos libres de hacer lo que queramos y tampoco es que la pobre ande prostituyéndose por ahí. Otro día pensé que a lo mejor me jode que sea lista, guapa y delgada... Suena probable.
Yo seguí bebiendo, lloré, le dije a mis amigas que me sentía triste, sola y jodida en pocas palabras; lo peor de esta confesión innecesaria es que no estaba muy borracha. Ahora después de una profundísima reflexión creo que mi subconsciente está pidiendo ayuda de algún tipo, a gritos, pero mi consciente sigue aquí, llorando en su habitación mientras juega tetris. Mi nombre es Emilia autodestrucción-depresiones y ni yo misma me soporto. He vuelto a vomitar y me he cortado...

El sábado era la fiesta de cumpleaños de una amiga, fuimos todas después de la borrachera del día anterior, yo fui con M a quien le pregunté con enorme claridad si quería ir, a lo cual respondió que sí. Discutimos por su actitud y su tontería que no me dejan disfrutar de un sólo evento social, después me hizo ver como una estúpida-alcohólica frente a todo el mundo - venga Emilia no bebas más - cuando estaba perfectamente sobria. Yo, cansada de toda la escena subrealista le dije que se marchara y fue lo que hizo, se fue dejándome sola, con mi coche en su casa, sin llaves de la mía... Mi yo de hace algunas semanas habría salido corriendo detrás de él, pero decidí quedarme, beber e intentar pasarla bien, eso sí, llamando como una imbécil después para comprobar que había llegado bien a casa. Soy un despropósito de ser humano.
Luego fui a su casa y al día siguiente no se discutió el tema, era culpa mía y asunto terminado. Quisiera contar todo con más detalle, pero la verdad es que no tengo voluntad para escribirlo, me he dado cuenta de que la solución a mi tristeza no es hablar con mis amigas, estar con M, beber o cortarme, me encuentro ante un precipicio después de tomar todos los caminos que conozco sin tener la menor idea de que puedo hacer además de saltar.



domingo, 10 de marzo de 2013

Algo así como una despedida temporal

Tengo mi examen preparatorio la otra semana (para las que no habéis leído el blog en diciembre o no os acordáis, es un examen de todo lo que he visto desde el anterior preparatorio en el segundo año) y sé que no voy a tener mucho tiempo, o no DEBERÍA pasarme por blogger, así que tal vez no pueda leeros por algún tiempo, pero la otra semana vendré a reportarme y contaros qué tal ha ido. Deseadme suerte que la necesito.
Este fin de semana lo he pasado celebrando el cumpleaños de M, le ha encantado la tarta así que muy bien por ese lado y la verdad es que la hemos pasado muy bien. Ha sido una celebración con su familia y tal, bastante tranquilo, estupendo. Nuestra relación pues va bien y va mal, como siempre, al final nos casaremos y aun seguiré cuestionándolo todo, porque así soy y supongo que no puedo cambiarlo, es una tortura pensar tanto. Sigo en el coqueteo con S, pero como en los últimos años supongo que se quedara de esta forma, ni siquiera nos atrevemos a hablar en persona, así que le veo poco futuro al asunto.
Ahora, sobre la entrada anterior, se me ha ido un poco la mano en lo que quería contar, a lo mejor así todo del tirón suena un poco mal. Por eso quise dar énfasis a que mis padres se han matado por darme una vida cómoda, a lo mejor no soy tan afortunada como mis amigos del colegio que siempre lo han tenido todo sin tener que cuestionarse nada, pero sí soy muy afortunada. Claro que agradezco esa independencia y ese deseo de excelencia, yo quiero a mis padres. Tampoco escribí la entrada con la intención de deciros lo dura y terrible que fue mi niñez, más que nada porque no considero que lo haya sido, muchas gracias por vuestra empatía a las que lo habéis dicho, pero me ha jodido un poco que alguien me dijera "pues no me parece una niñez tan dura"; pues es que en ningún momento he dicho que lo sea... Ya quisiera mucha gente con una niñez realmente dura estudiar una carrera, tener una casa y comida disponible tres veces al día.
Emocionalmente supongo que hay una brecha entre mis padres y yo, a lo mejor no insalvable, pero su mal funcionamiento en estos 22 años me hace pensar que en este momento es mejor la estrategia de "yo te ignoro-tu me ignoras" los dos años que me quedan de carrera. Luego ya viviendo separados tendremos más tiempo de echarnos de menos y apreciarnos más, digo yo.



Volveré el lunes 18 con buenas noticias sobre el examen (espero).

Peso: 60 kg

PS: Me he hecho los análisis, por fin, también os diré qué tal han salido el lunes, que aun no lo sé.

jueves, 7 de marzo de 2013

He aquí otra entrada incoherente

Esta semana he estado en cirugía de cabeza y cuello y me ha encantado, los profesores son muy amables y las cirugías son preciosas, los detalles anatómicos del cuello son muy pequeñitos y "agradables de ver", no sé como explicarlo.
El domingo es el cumpleaños de M y aun no tengo ni idea de qué regalarle, por ahora sólo sé que llevaré su pastel de cumpleaños a la comida que tiene planeada su madre el sábado. Un pastel de los angry birds que me ha costado una pasta, pero es precioso.


Ahora falta ver su reacción, pero estoy casi segura de que le va a encantar. Tema peso, pues afortunada/desgraciadamente ya estoy en 60 kg otra vez, el desgraciadamente es porque me cuesta sangre sudor y lágrimas bajar de esa cifra, pero bueno, es mejor que un 61. Estos días me he rayado un montón porque me estoy concentrando en comer "bien" (suficientes proteínas, vitaminas, minerales, pocos carbohidratos) utilizando mi analizador de calorías online que ya había mencionado antes, que me hace el análisis del día con la cantidad de cada nutriente que he consumido.
La cosa es que por querer llegar a x g de proteína, termino comiendo más y de sobra se sabe que comiendo más no se suele adelgazar... Además que aun no soy capaz de quitarme esta ansiedad y este hambre VORAZ que tengo últimamente, esperemos que pase pronto y vuelva a ver el 5.

Ahora, como dije en la entrada anterior, aclaro un poco el tema padres, no hablo mucho de ellos, porque en general a lo largo de los años hemos logrado desarrollar una relación en la cual nos ignoramos lo más posible.
Yo fui un embarazo no deseado, mis padres tenían 21 y 22 años cuando yo nací, ninguno de los dos había terminado el bachiller para ese entonces y no provenían exactamente de familias pudientes. El embarazo y mi nacimiento aparentemente motivaron a mis padres, quienes no sólo obtuvieron sus diplomas de bachiller sino también de ingenieros (ambos lo son), con becas, trabajo y además una hija. Mis padres intentaban compartir todo el tiempo que podían conmigo, antes de los 3 años ya sabía leer, escribir, sumar y restar gracias a mi padre. Aunque era hija única siempre se me dificultó muchísimo socializar con otros niños, y los niños hombres me producían pavor.
A los 4 años entré a un colegio privado muy reconocido, mis padres trabajaban como burros para pagarlo, lo cual no sólo implicaba pagar, sino también tener dinero para pagar uniformes, cuadernos, lápices, mochilas y zapatillas decentes que no hicieran que en frente de todos esos niños yo fuera "la niña pobre". Creo que desde ese momento mis padres ya entendían y preveían la gran importancia de las influencias y lo cierto es que creo que no está de sobra y probablemente me sirva conocer a la gente que conozco, ahora y en el futuro. De entrada destaqué, era una alumna excelente, especialmente porque estaba en un nivel de primaria (leía, escribía y demás) cuando estaba en preescolar. Mis padres estuvieron encantados conmigo toda la primaria e inicio de la ESO, siempre insistiendo en la importancia de ser la mejor, de sobresalir, de hacer las cosas bien, perfectas.
En aquellas épocas solían decirme que estaba gordita, que tenía barriguita pero que con hacer unas abdominales diarias al mes sería suficiente, me inscribían al gimnasio, tenis, natación; yo me frustraba al ver que a pesar de las abdominales y del ejercicio, seguía estando gordita. Hacía dietas que me inventaba o que escuchaba por ahí, a los 9 años comí únicamente naranjas por una semana... A los 13 años vomité por primera vez, algún fruto seco confitado que había comido en exceso, mi madre golpeaba la puerta del baño desde fuera diciendo que me iba a dar una hostia sino salía del baño. Ese mismo día podía decirme que mejor no comiera patatas en la comida porque había engordado.
Esa es la frase preferida de mi madre "has engordado ¿verdad?"
Para mi padre yo era una princesita, siempre y cuando hiciera todo lo que él consideraba correcto y apoyara todas sus decisiones, sino, intentaba darme celos siendo cariñoso con mi madre e ignorándome... Muy maduro. Cuando yo tenía 10 años mi padre se fue a Londres a trabajar, había conseguido un trabajo estupendo, pero mi madre tampoco quería dejar el suyo, así que yo me quede con ella. Nos veíamos una vez al año, cuando nos veíamos; creo que en ese trabajo él disfrutaba de su segunda adolescencia, una que no le hubiera robado yo o mi nacimiento. Ya no era la princesita de nadie, la persona que más quería en el mundo estaba muy lejos. Solíamos salir con mi madre y con quien años después entendí era su "novio", del cual mi padre nunca supo nada, pero estoy segura de que papá también tuvo "novias". Mi madre y yo SIEMPRE hemos discutido por todo, ahora menos, intento tratarla lo mejor posible porque mi padre es un bruto y cuando quiere puede tratarla muy mal (estúpida es lo más bonito que sale de su boca), supongo que en mi juventud intentaba seguir los pasos de mi padre. Lo que pasa es que ella siempre lo ha puesto a él en primer lugar y mis necesidades siempre estaban un poco relegadas, tal vez por eso nuestra relación siempre ha sido difícil.
El momento de inflexión de nuestra relación fue cuando yo tenía 17, en el momento en que me gané una beca para ir a hacer mis dos últimos años de colegio en Inglaterra, un programa de casi 30000 libras de aquel entonces, gratis y que además me aseguraba la entrada a una universidad inglesa. Para ese momento tenía una obsesión con el Reino Unido, relacionada con mi padre supongo.
Yo pasé de niña prodigio a convicta, de haberme emborrachado sólo unas cuantas veces contadas en la vida, pase a probar cuanta droga tuviese en frente, a faltar semanas enteras al colegio... La cagué, en pocas palabras. Mantuve una relación con un tío 27 años mayor que yo, que se aprovecho de que yo era (soy) bastante ingenua, inocente y tonta. Mis problemas de bulimia se volvieron un verdadero problema, no había una semana en que no me encontrara realmente mal, tenía los dientes y la boca destrozados, vomitaba en la casa de mis "padres adoptivos" así supiera que me escuchaban, incluso cuando mi padre fue, él también me escuchó. Mis padres lograron hacerme volver, ir al psiquiatra, terminar el colegio y aunque con un año de retraso, entrar a la universidad a estudiar medicina.
Sin embargo, desde el incidente inglés, las cosas fueron muy diferentes, yo me convertí en un ser que fumaba, llegaba borracho a casa y apagaba el móvil semanas enteras. Cuando por fin dejé a mi "novio" las cosas cambiaron y mejoraron muchísimo, digamos que aclaré de nuevo mis prioridades, estaba con M y las cosas pintaban mucho mejor.
Pero mis padres (no los culpo) jamás volvieron a ser los mismos, cada cosa me recordaba el tiempo, el dinero y la cordura que me había dejado en ese país por andar haciendo gilipolleces, cada día era un recordatorio de como mi vida era una gran cagada, de como una vez más había desperdiciado una oportunidad maravillosa.
Aun casi 5 años después veo como me culpan con sus ojos, lo cierto es que a veces me rayo porque nunca recibo una felicitación, un beso, un gesto de reconocimiento por algún logro, pero luego pienso en mi infancia-adolescencia y me doy cuenta de que eso nunca existió. Suena a cliché absoluto, pero jamás voy a ser suficiente para mis padres, a menos que llegue a pesar 40 kg, me convierta en multimillonaria o gane el nóbel.
Mis padres nunca fueron a buscarme a ningún sitio, nunca me acompañaron a comprar esto o aquello, nunca se encargaron de hacerme o asegurarse de que comiera algo saludable, o simplemente "algo", ellos consideran que cada uno de nosotros tenía una vida independiente y como tal yo debía aprender desde pequeña a ser independiente. Esto se exacerbó tras volver de Inglaterra evidentemente, es por eso que ahora pido un favor SÓLO en condiciones insalvables, la respuesta a las peticiones suele ser no en todo caso.
Siempre fui una persona "depresiva", tristona y tal, en las discusiones solía llorar con facilidad, a lo cual siempre respondían con que yo era una exagerada y dramática, entre risas. A lo mejor es por esto que intento no darle demasiada importancia a las cosas en la actualidad y me jode un montón llorar y demostrar que me importa.
En el primer año de carrera pensé en cambiarme a ingeniería industrial, mi padre dijo "la gente de provecho termina lo que empieza" y así terminó el tema. Hace poco me interesé muchísimo por la dermatología y cuando le dije a mis padres que la quería como especialidad casi se desmayan los pobres, porque los mejores no son dermatólogos, los mejores son cardiólogos, cirujanos, anestesiólogos. A lo mejor como titulaba la entrada anterior es hora de aceptar que nunca seré la mejor en nada.
Es lo que hay.

domingo, 3 de marzo de 2013

Aceptando realidades

El jueves fue uno de esos días en los que una bomba o una inundación suenan como un desenlace favorable a toda la porquería que se acumula lentamente.
Llevaba varios días de mejor ánimo, tranquila, con buena actitud, libre del monstruo hormonal de la regla, durmiendo por lo menos 6 horas (aun con pesadillas, pero mucho mejor) y con una actitud definitivamente mejor ante la vida, es por eso que llegó el mundo a recordarme que no tengo razones para estar contenta. Me explico.
El cirujano con el que estábamos esta semana es el jefe del departamento de cirugía y es cirujano de colon y recto, que era la especialidad que le correspondía a mi grupo esta semana. El jueves uno de sus pacientes ingresó de nuevo al hospital por una infección de la herida quirúrgica y un error para un cirujano (que son en general gente de grandes egos) y especialmente para él era algo inaceptable lo cual lo puso de un humor insoportable. Al final de la consulta empezó a decirnos que éramos el peor grupo que había tenido este año, que no podíamos hacer ninguna pregunta inteligente, que íbamos a ser como el 99% de los médicos mediocres de este país... Entre otras cosas de ese calibre. Después se dedicó a criticar todo lo que hacíamos en todos los aspectos y a mirarnos como si fuéramos los seres humanos más estúpidos del planeta. No nos dejó ir hasta las 2, así que teníamos que ir a clase sin comer y yo tenía una cita con el ortopedista por un problema que tengo en la rodilla hace 11 años y no quería perderla, pero me había dejado la cartera en casa y sin eso no me iban a atender. Llamé a mi padre después de la clase para pedirle que por favor me llevara la cartera a la universidad o al médico porque era imposible que fuese a casa y después al médico a tiempo, me respondió que no porque tenía que hacer la compra, además enfadado... Ese tipo de cosas en general no me molestan, vamos que mientras a mis compañeras sus madres les cocinan la comida para llevar a la universidad y las recogen a las 3 AM de una fiesta, yo entiendo que mis padres son diferentes y apesar de ser hija única siempre he sido mucho más independiente que otras personas, pero ese día estaba muy sensible y me enfadé. Me enfadé porque mi padre no trabaja y no le costaba nada llevarme la cartera, porque nunca le pido un favor y únicamente le pido dinero porque mi carrera de verdad que no me permite tener un curro, pero vamos que apenas me gradue se acabo el mendigar. Mis padres no son malos padres, en el sentido de que me han provisto de todo lo que se necesita, si tengo un portátil, un móvil, un coche, ropa o champú para echarme en la cabeza es gracias a ellos. Son actitudes que no puedo explicar muy bien las que nunca me han dejado estar completamente a gusto con mi familia, dedicaré la próxima entrada a explicar esto un poco mejor.
Fui a casa por la cartera, salí corriendo, sin despedirme y de mala hostia, para llegar empapada, helada y 20 minutos tarde. Todo esto para que el tío me explicase que sea lo que sea lo que tengo en la rodilla necesito una cirugía que me va a tener en cama al menos un mes (E-S-T-U-P-E-N-D-O). Llegué a casa para ver a mi padre viendo la tele y diciendo que no le apetecía hacer la compra ese día.
Había llamado a M ya varias veces durante el día diciéndole que había sido un día de mierda, la primera  vez no pude hablar, la segunda vez M estaba comiendo y aparentemente no puede hablar y comer al mismo tiempo, la tercera vez nunca llegó porque me quedé esperando su llamada estúpidamente, hasta que me cansé y lo llamé y su único gesto de reconocimiento de lo que le había dicho más temprano ese día fue: "qué tal".
Bien, muy bien. Después le envié un mensaje dándole las gracias por su "apoyo" y poder contar siempre con él en momentos difíciles (sarcasmo obviamente). Me llamó cabreadísimo y ofendidísimo por lo que había dicho, decía que era mi culpa porque le había llamado y no le había dicho lo que había pasado, que él había hecho su parte al preguntar "qué tal" y no tenía razón alguna para disculparse. ¿Qué puede responderse a eso?
Yo lloraba, me sentía sola, me siento sola todo el tiempo, no tengo amigas en quienes confíe de verdad y con las que tengo algo de confianza no quieren o se aburren de escuchar mis problemas así que prefiero guardármelos. Con M siempre es igual, tampoco le interesa, cree que decirme que vaya al médico ya lo convierte en alguien mejor, pero me parece a mí que si sabes que alguien está triste lo mínimo es preguntar qué ha pasado, en especial si es tu novia. Más aun si sabes que esta tristeza no es del jueves, sino que es algo de meses, años... Discutimos, finalmente le dije que por favor me preguntara lo que me había pasado ese día, apesar de que con este nuevo evento se opacara un poco lo anterior y pareciese una tontería, al menos tuvo la delicadeza de escucharme.
En algún momento de la conversación dije que quería dejarlo y lo decía en serio, creí que de verdad iba a hacerlo, pero siempre de alguna forma termino disculpándome o dando las gracias por quién sabe qué... Soy una imbécil.
Por otro lado está S, el residente de medicina interna del que hablé en entradas anteriores, el tío ha dejado a su novia y hemos vuelto a hablar. Lo cierto es que creo que estoy obsesionada con él, pero esta vez voy a hacer las cosas de otra forma. Tampoco quiero que S nuble mi visión sobre mi relación con M, así que me lo tomaré con calma.
Por fin, tema peso, 61 kilazos. Sí, la ballena ha vuelto, que en lugar de 55 kg voy a llegar a los 65 como siga de esta forma, con suerte esta semana tendré más tiempo de actualizar el blog y con muchísima suerte; será para deciros lo bien que lo he hecho esta semana y lo feliz que me siento de perder peso, ser una mujer mediocre e incapaz de mantener o establecer un vínculo interpersonal, pero una mujer que adelgaza.






domingo, 24 de febrero de 2013

De jueves a domingo

Aun hoy no estoy muy segura de como quiero estructurar en palabras lo que estoy sintiendo desde el jueves, probablemente muy relacionado con el influjo hormonal de la regla que me convierte en un ente ñoño y llorón.
El miércoles estuve de guardia con el cirujano más desagradable de todo el hospital, le dicen "buitre", ya con eso os doy un bosquejo de lo desagradable que es el hombre. El caso es que no dormimos, ni media hora ni nada, en pie desde las 7 PM hasta las 7 AM.
M había dejado su móvil en mi casa y no había ido a buscarlo en toda la semana, así que decidió que el mejor día para ir sería el día después de mi guardia que tengo medio día libre para recuperar el sueño e ir a clase, estupendo.
Apareció a eso de las 8, yo prácticamente caminaba dormida, el día anterior a la guardia había dormido 3 horas y estaba hecha polvo y claro me quedé dormida mientras el husmeaba en mi portátil... Sí, mientras él veía, leía y releía lo que quisiera. No puedo asegurar que no ha visto el blog, es probable que lo haya hecho, altamente probable, pero claramente lo niega. Además no entiende porque no puede leerlo si es algo que está en internet para que gente que no conozco lo lea y mi explicación es que  no puede leerlo pues porque es privado, porque aquí puedo esconderme detrás de un anonimato cibernético y protegerme con un pseudónimo y fotos de un cuerpo sin cara, puedo contar mis intimidades sin conectarlas a mi nombre ni a mi realidad y eso es lo que me gusta. Necesito del blog, no encuentro otra forma de descargar lo que siento, pero no quiero que lo lea y no sé porque coño no lo entiende de una vez y me deja tener una cosa mía y privada.
Después de eso falté a clase y llegué a las cirugías de la tarde, hasta terminar a las 7 PM y volver a casa, le envié varios mensajes a M que no contestó y finalmente su móvil se quedó sin batería y no supe nada más de él hasta medianoche cuando me llamó diciendo que había salido con sus amigos de la carrera. No me molesta que salga con sus amigos, lo que me molesta es que yo le invite a todas las cosas que hago y él pase de decirme siquiera lo que va a hacer, no le gusta que le acompañe nunca a las fiestas diciendo que me voy a aburrir y luego me cuenta que estaban todos sus amigos con sus novias respectivas. Terminé durmiéndome ese día a las 3 AM para despertarme a las 4:30 y estar en el hospital a las 6.
El viernes no pudo escribirme una palabra de más de 2 sílabas por el whatsapp ni llamarme en todo el día, así que mi cabreo fue creciendo lentamente, en silencio, acumulando tensiones en el cuello y dolores de barriga. Finalmente cuando nos vimos en la noche no fui lo suficientemente madura para decirle nada de forma directa, sino que me comporté como una tonta, haciendo mala cara y tratándolo mal. Después discutió con su padre y me sentí mal por tratarlo de esa forma, pero aun así estaba enfadada, empecé a llorar, discutimos, él me miraba como si fuera lo peor que había visto en su vida haciéndome sentir como una grandísima mierda, vamos, lo habitual.
Os acordáis de una entrada en la que contaba mi noche de sábado, que puse una foto con una falda y eso... Ese día fui a su casa después de salir de la discoteca (admito que cuando bebo me pongo muy cachonda, no lo puedo evitar), al día siguiente él tenía que despertarse pronto porque tiene una clase los sábados en la mañana, así que yo aun pedo, me subí a su coche con la esperanza de que me dejaría al menos cerca a su universidad que está cerca de mi casa (la casa de M está a tomar por culo de la mía). Pues no, me dejó en la mitad de la calle, casi en frente de su casa, un sábado en la mañana, en una parada con un montón de tíos que bien podrían ser violadores o asesinos en serie, con una falda y cara de borracha, la hostia. Lo mejor del asunto es que lo hizo para poder pasar por otra chica que tiene la misma clase los sábados, porque aparentemente las dos no podíamos ir en el mismo coche. Digamos que desde ese episodio estoy un poco sensible, que es muy fuerte que tu novio te deje tirada en la mitad de la calle por ir a buscar a otra tía, vamos que por lo menos te pone a pensar.
Además pues venía de tener un par de semanas malas, andaba triste, no podía concentrarme, con un insomnio del 10, vamos que no estaba en mi mejor momento y creí que el lo sabía, le había dicho que estaba triste, y lo habría confirmado si había leído el blog... No sé, esperaba que al menos me invitara con sus amigos, o me escribiese el viernes, vamos lo mínimo. Tampoco es que haya hecho nada demasiado grave, pero ando muy sensible y quería que precisamente por eso el estuviera un poco más pendiente de mí, pero como dije en la entrada pasada, me doy cuenta por décima vez que estoy más sola que la una y que si tengo algún problema nadie tiene porque preocuparse y nadie lo va a hacer, la única que puede resolver mis problemas soy yo y por más obvio que sea este concepto como que mi mente no lo procesa.
El sábado fuimos a una fiesta con sus amigos de la carrera, él estudia ingeniería de caminos así que la mayoría son chicos y las chicas que hay pues no son exactamente guapas, más bien lo contrario. Así que me sentí como una reina vamos, por primera vez me sentí como la más guapa de la fiesta, la pasé bien, bebí un montón y mi ánimo mejoró bastante, aunque después llegué a casa de M y lloré como siempre, pero vamos que eso no cuenta. La resaca el domingo fue terrible, vomité en el taxi yendo a casa 3 veces, me disculpé con el hombre diciéndole que llevaba muchos días con gastroenteritis y me suelta "hija, pero si apestas a alcohol", con eso me ha alegrado el día, al menos me he reído un montón.



Esa es la historia, no tenéis porque leerlo, además creo que me ha salido una entrada bastante incoherente, pero bueno, al menos ya os he explicado la razón de mi tristeza no justificada, aunque la buena noticia es que me encuentro mucho mejor. No tengo idea de lo que peso, supongo que he subido porque lo noto y además he comido como un cerdo así que es lo que hay.

¿Alguien por aquí?

Hace dos meses recibí un correo diciendo que alguien había comentado en mi blog, lo cual me tomó por sorpresa total porque hacía muchísimo q...