lunes, 20 de mayo de 2013

Volver

Dos semanas de ajetreo insoportable, la llegada de una calma relativa que más que calmar mis nervios han acrecentado esta presión que cargo en el pecho y hace que mi tiempo se divida en tres, tres partes del día, tres partes de una misma oscuridad:

1. El tiempo que dedico a pensar en la muerte
2. El tiempo que dedico a odiarme
3. El tiempo que dedico a controlarme frente al deseo creciente de gritar, llorar y hacerme daño (deseo que cada vez ocurre en momentos más inadecuados).

Tres tercios de una misma realidad cada día más desagradable, aunque podría decirse que cada parte de esta triada se ve aumentada por mi reacción frente a las acciones de otras personas que cada vez me resultan más extrañas, perder la familiaridad con las conductas humanas es algo que quizá marca el inicio de un declive imparable. Siento que pierdo el control de mí misma, ¿será que finalmente estoy perdiendo la cordura? ¿estoy soltando lentamente aquel estatus efímero al que con tanta avidez me aferraba? Siento que mi vida transcurre entre actos, pero mis movimientos son cada vez más forzados, mis monólogos cada vez más flojos, las escenas cada vez más oscuras, me siento incapaz de seguir y nunca antes lo dije con tanto convencimiento.


Esto lo escribí hace ya varias semanas, en el momento me encuentro con menos rabia, menos ajetreo, pero con una tristeza que no logro sacarme de encima. Mi tía murió el viernes después de luchar incansablemente contra una enfermedad terrible, un monstruo que incluso para los médicos es casi una ciencia oculta. No tengo hermanos, mi primo y mi tía lograron hacerme creer en una familia paralela donde sí los tenía, la echo de menos más de lo que jamás pensé. Me arrepiento de mi indiferencia, mi falta de atención, pude hacer más; mucho más. Escribo para que sepáis que estoy viva y que ahora con peso ballena, me doy cuenta de que no quiero ser delgada porque quiero ropa bonita, verme bien, callar esa vocecita que me dice a cada minuto que parezco un manatí, quiero hacerlo porque quiero morir de hambre; dar lástima, dejar de respirar.

No tengo remedio.

10 comentarios:

  1. Linda que mal leerte asi :( Vamos, arriba esos ánimos!!
    Lamento mucho lo de tu tía.. No te culpes por las cosas que no pasaron juntas!
    No quieras morir!! Que la vida es preciosa.. Simplemente hay que aprender a mirarla con otros ojos, adaptarse a ella..
    Muchos muchos ánimos, y todo mi apoyo!!! ♥

    ResponderEliminar
  2. Llevas muchísima carga encima, lo peor qe puedes hacer es echarte culpa a la espalda... No pienses en eso, "pude hacer más" no es una solución...
    Siento lo de tu tía, sólo espero que mejores pronto. Mucho ánimo, estas situaciones son duras, pero hay que salir adelante...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Vamos nena!! la presión no ayuda a nadie, cuanto te queda para acabar el curso? lo que necesitas es estar tranquila y tener tiempo libre para ti misma, pero no para odiarte, sino para pensar en tus cosas buen, porque estoy segurísima de que tienes muchas cosas buenas aunque ahora lo veas todo negro. Ya se que es difícil pero tienes que intentar hacer ese cambio, y las cosas te parecerán mas fáciles. Espero que mejores, estamos aquí para lo que quieras. Cuídate, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Es durisimo superar la muerte de un famliar. Algunos se entregan al alcohol, otros se creen con derecho de protarse cmo unos bordes integrales con todo el mundo "pq estan mal" (como si el resto del mundo no tuviera problemas), y otras se dedican a pasar hambre. No creo q haya una manera sana de superar esto. Solo espero que, con el paso de los meses, ese dolor se vaya calmando, y no desees morirte de hambre.

    ResponderEliminar
  5. coincido, es dificil superar la muerte de alguien, uno tiene derecho a sentirse como quiera, tocar fondo, tener ideas obsesivas, etc, lo bueno es que pasa y aunque al principio solo piensas en eso, luego ocupa menos del tercio del día
    besos

    ResponderEliminar
  6. En el fondo dicen que todos los que tienen un ed o ese deseo de adelgazar sin parar, se debe a que uno quiere desaparecer. Lo de fijarse en modelos o la ropa es sólo la gran excusa. Siempre que se empieza a tratar el asunto en profundidad aparecen esas señales. No falla.

    Lamento lo de tu tía y que estés triste. Date un respiro, está bien que te sientas así ahora. Validate que es lógico, está bien que te permitas todo lo que sentís.

    Mucho ánimo, ojalá hablemos un día de estos.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me siento inestable al igual que tú, es tan insoportable vivir a veces.
    Lo siento tanto por lo de tu tía, espero que esté en un lugar mejor.
    SOy hija única al igual que tu, creo que tenemos ese irremediable síndrome, vio.

    Espero que todo se calme, al igual que tu utilizo mi ED para morir, no para otro fin.

    ResponderEliminar
  8. rayos
    me da mucha tristeza leerte asi, comprendo que la perdida que sufriste empeore las cosas que es normal wue suentas algo de culpa pero entiende que no fue tu culpa, en esos casos no puedes hacer nada

    no me agrada que estes asi, ya se que quiza suene feo
    pero creo que seria conveniente que asistieras con algun profesional, para wque te calme, animo linda!

    ResponderEliminar
  9. Cada uno de nosotros tenemos nuestros motivos por los cuales queremos morir o no. Ahora con la perdida de alguien, empeora nuestro estado de salud mental, pero te torturas lentamente hasta morir. Lo que, a mi parecer me deja a entender que, muy en el fondo de ti, quieres vivir. No te hundas en la mierda, no te derrumbes e intenta salir de esa situación. Vive, siempre hay motivos para seguir en esta vida.

    ResponderEliminar
  10. Que pena leer esto ): ánimo bonita, ojalá estés mejor. Estoy degura de que tu tía ahora está mejor también. Las cosas pasan por algo, era su tiempo de partir y así fue. Se que esta entrada es relativamente antigua, pero igual, espero que estés mejor, mas tranquila y menos angustiada, cualquier cosa estamos aquí. Besitos, que estés bien! :*

    ResponderEliminar