jueves, 10 de enero de 2013

Let me sing the song of my people

Llevo estancada en 60 tanto tiempo que me parece irreal que el 5 no aparezca en la báscula, aunque sería un milagro porque lo cierto es que no estoy haciendo nada para que los números bajen. Me he zampado unas 1000 calorías todos los días desde la fiesta, me siento hinchadísma, con náuseas, llena de comida semidigerida, en resumen, un asco. Quería empezar con la dichosa dieta líquida y el ayuno y tal, pero pues estando en casa se complica el asunto, siempre comiendo todos juntos, qué pesados de verdad. Hoy mi madre me ha dicho que lleve cuidado, que ya estoy mayorcita para andar otra vez con las mismas tonterías. Eso mismo pienso yo, pero es inevitable para mí de alguna forma retorcida.
La otra semana cuando vuelva al hospital ya no tengo que comer en casa así que puedo hacer todas las tonterías que me apetezcan al menos la primera semana y sin poner en riesgo ningún examen. Pero un 59 para el lunes molaría, molaría mucho.
El problema es que yo con una meta no hago más que cagarla, los límites de tiempo me agobian y hago todo mal; así que si llegan pues bien y si no, pues la otra semana podré matarme de hambre y bajar ese kilo que no ha habido manera de eliminar.
Ayer tuve mi alegría anoréxica del día, lo cierto es que yo soy de esas personas de "huesos grandes", no importa cuánto pese, que tan gorda esté o pase lo que pase, siempre se me ven las clavículas, las costillas y el hueso de la cadera, aunque estos dos últimos menos. Tenía una fijación con el esternón y las primeras costillas, sólo cuando estaba relativamente delgada se insinuaban un poco en el escote. Pues ayer no sé si por la mala iluminación o porque ya me imagino cosas que no existen, me he visto el esternón y me he puesto tan contenta que me ha asustado un poco la verdad. Es un poco enfermo estar feliz de verse los huesos ¿no? Pero bueno, puedo basar mi felicidad en estos pequeños placeres como comentabáis en la entrada anterior.


6 comentarios:

  1. Es verdad hay gente que es super huesuda pese lo que pese y no por ello esta anorexica.
    Tu quieres un 5, yo un 4... venga q podemos!!!

    ResponderEliminar
  2. Es que ver huesos es mmmm son tan bonitos!! (modo enfermizo on, xD). A mí no me salen ni p'atrás, que suerte tienes ;) Ánimo, a por el 5, verás como en cuanto lo veas una vez ya cojes carrerilla y bajas ;)

    ResponderEliminar
  3. Es que los huesos son tan lindos! y verlos te hace sentir que estas más flaca aún. Es común, no te sientas enferma, jaja. Vamos por el 5' que podes! Un beso linda.

    ResponderEliminar
  4. Ami también me encanta que se me vayan marcando, antes no podía entender esto, ahora me gusta!.

    Tranquila cuando vuelvas a tu rutina evitarás todas esas comidas en casa y podrás ver un cinco por delante de cualquier otro número, verás como sí.

    ResponderEliminar
  5. yo tambien me alegro al verme los huesos... cosas de anorexicas seran...


    1000kcal como yo a diario prin... animo pronto podrás hacer más dieta pero piensa en los exámenes y mucha suerte!

    ResponderEliminar
  6. yo diciendo anorexica? jaja... increíble.

    ResponderEliminar