miércoles, 9 de enero de 2013

Ser feliz



Cuando era niña quería ser escritora de mayor, sumergirme en los libros que tanto me gustaban, donde se contaban historias de personas maravillosas que jamás te harían daño ni saldrían del papel, que se mantendrían perfectas con el paso del tiempo, cobrando vida a través de frases y palabras construidas de una forma que me hace olvidar la verdad del mundo, que es bastante más aburrido. No sé qué pasó con ese sueño, lo anulé, lo olvidé, lo enterré, porque las chicas exitosas no son escritoras ni filósofas ni artistas, son médicas, abogadas e ingenieras. Tengo una necesidad patológica de hacer lo que se espera o lo que creo que se espera de mí, no sé ni siquiera qué podría hacerme feliz porque lo cierto es que disfruto estudiar medicina, o lo cierto es que me da igual y lo disfrutaría igual que estudiar derecho o ingeniería. A lo mejor si hubiese estudiado literatura sabría lo que es la verdadera felicidad y plenitud, a lo mejor no. Soy feliz cuando adelgazo o creo serlo, es una felicidad un tanto momentánea, en las mañanas en frente de la báscula, luego todo se hace menos placentero al ver que me sobran al menos 10 kilos más y aun falta mucho camino por recorrer.
Sé que no soy un animal de sociedad, me cuestan las relaciones, me canso rápidamente de las personas especialmente si siento que se empieza a crear una unión importante, me alejo lo más posible para jamás mirar atrás. A lo mejor por eso duramos tanto con M, sólo verse una o dos veces a la semana, sin mucho compromiso, sin mucha unión. Aun así siento que le di más de lo que le he dado a nadie jamás en la vida. No lo hemos dejado, pero siento que tal vez me gustaría, no quiero depender de él y sobre todo no quiero llorar por él. No es su culpa, pero igual le hace bien alejarse de todo mi desastroso ser antes de terminar enredándolo en toda la mierda que me rodea. No, para mí, la felicidad no reside en otros humanos definitivamente.
Soy feliz cuando saco notas que yo considero buenas, soy feliz porque tengo una beca de excelencia desde el primer año, pero aun así nunca es una felicidad completa, nunca todo sale exactamente como debería; me descuido y la cago.

Soy infeliz porque no puedo controlar el mundo que me rodea, porque me fijo demasiado en los detalles que fallan, en las piezas sueltas, y pierdo de vista la gran maquinaria. Hago las cosas compulsivamente, buscando algún tipo de paz frente a las horribles ideas de inferioridad, de fracaso que siento todos los días. Pero no se van y ahora a mis 22 años creo que nunca he sido del todo feliz, claro que he estado contenta en algunos momentos, la he pasado bien en otros y conservo buenos recuerdos de varios. Pero no creo que eso sea la felicidad, ese estado utópico que buscan las personas tan insistentemente, porque si eso es la felicidad, lo cierto es que no le veo sentido a nada.


5 comentarios:

  1. no se, piennso que deberias resevarte aunque fuese un verano solo para ti, y proponerte hacer cosas que te apetezcan, pero a ti y solamente a ti, no se.. haz una lista de actividades o algo.. porque la verdad esque yo creo que haciendo algo que has querido por mucho tiempo y lo has dejado por imposible solo por no inentarlo, cuando lo logras, te sientes feliz, o solamente cuando te pones a ello

    un beso!

    ResponderEliminar
  2. concuerdo con lo que te dijeron arriba que te des un verano solo para ti , tambien te queria decir , que no se si te interese pero lei en un libro budista que recalca que la felicidad es plena que algo que te hace feliz no te puede hacer triste porque es totalmente opuesto , algo que te hace feliz verdaderamente no te haria pasar malos ratos , tambien dice que la felicidad no se busca ella siempre esta solo que nosotros la tapamos con cosas (problemas) y que cuando sepamos solucionarlos podremos ver que la felicidad siempre estubo que no es necesario llegar a algo para obtener la verdadera felicidad ... bueno es solo algo que lei y crei que puedes tomar algo de aquello un beso espero que estes mas de animo luego ( :

    ResponderEliminar
  3. animo princesa nunca es tarde para realizar lo que nos hace feliz, a veces es mejor olvidarse y no considerar lo que esperan de uno

    ResponderEliminar
  4. Con tus 22 años tienes que aprender que la felicidad es efímera, son solo momentos, alégrate por ellos.
    Me apena que no hayas echo lo que siempre quisiste hacer, y te hayas puesto en el papel de 'éxito' el éxito no se basa en la carrera se basa en la plenitud y la felicidad, el estar conforme con uno mismo.
    PENSALO.

    hugs <3

    ResponderEliminar
  5. prin por favor, no dejes que los demás manejen tu vida, haz lo que sientas dentro de ti. No te dejes oprimir! lucha por tus sueños en serio!!

    la felicidad esta dentro de ti, recuerda eso para saber qu no necesitas controlar el mundo que te rodea. Debes controlar lo que hay dentro de tu propio mundo!

    ResponderEliminar